Bibliografía anotada

(Estudios sobre la violencia en la pareja, 2007-2012)

En esta página se presentan, en forma de bibliografía anotada, 161 estudios recientes sobre la violencia en la pareja heterosexual, casi todos ellos incluidos también en la recopilación general del anexo 1. La bibliografía, al igual que toda la recopilación, se refiere únicamente a estudios empíricos que abarcan los comportamientos de ambos sexos. Los estudios se comentan brevemente con fines divulgativos y para mostrar al lector interesado, con un poco más de detenimiento, el origen de los datos sistematizados en las tablas de ese anexo y sus conclusiones sobre la bidireccionalidad de la violencia en la pareja.

  1. Afifi, T.O., MacMillan, H., Cox, B.J., Asmundson, G., Stein, M.B. y Sareen, J. (2009): Mental Health Correlates of Intimate Partner Violence in Marital Relationships in a Nationally Representative Sample of Males and Females (Journal of Interpersonal Violence, 2009, Vol. 24, Nº 8, págs. 1398-1417) - Datos procedentes de la National Comorbidity Survey de los Estados Unidos, obtenidos a partir de una muestra de 5.692 individuos representantiva de la población estadounidense. El 15,2% de las mujeres y el 20,3% de los hombres se declararon víctimas de la violencia perpetrada por su pareja actual. (Estados Unidos, 2009)

  2. Allen, C.T., Swan, S.C y Raghavan, C. (2009): Gender Symmetry, Sexism, and Intimate Partner Violence (Journal of Interpersonal Violence 2009; vol. 24; nº 11; pág. 1816-1834) - Estudio basado en una muestra de 92 hombres y 140 mujeres, todos ellos alumnos universitarios de 18 y 19 años de edad. El 55% de las mujeres y el 41% de los hombres declararon haber perpetrado violencia contra sus parejas; y el 47% de las mujeres y el 37% de los hombres declararon haber sido víctimas de violencia a manos de sus parejas. (Estados Unidos, 2009)

  3. Alleyne-Green, B., Coleman-Cowger, V.H. y Henry, D.B. (2012): Dating Violence Perpetration and/or Victimization and Associated Sexual Risk Behaviors Among a Sample of Inner-City African American and Hispanic Adolescent Females (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27(8) 1457–1473) – Participaron en el estudio 165 alumnas de 10º y 11º grado de siete institutos públicos de Chicago, de una edad media de 17 años. La muestra, integrada por chicas hispanas y afroamericanas, forma parte del proyecto longitudinal SAFEChildren, iniciado en 1997. En conjunto, el 35% de las chicas declaró haber experimentado al menos un episodio de victimización por violencia física en una relación de pareja, al tiempo que el 37,1% de las chicas declaró haber perpetrado algún tipo de agresión física contra sus parejas. (Estados Unidos, 2012)

  4. Anacleto, A. J., Njaine, K., Zarbato Longo, G., Boing, A.F. y Glazer Peres, K. (2009): Prevalência e fatores associados à violência entre parceiros íntimos: um estudo de base populacional em Lages, Santa Catarina, Brasil, 2007 (Cadernos de Saúde Pública, Rio de Janeiro, 25(4):800-808, abril 2009) - Se entrevistó a 1.042 mujeres de edades comprendidas entre los 20 y los 59 años, que declararon sobre la violencia perpetrada por ellas y sus parejas masculinas durante los últimos 12 meses. Según sus declaraciones, los porcentajes perpetración de violencia verbal fueron del 76,8% para las mujeres y del 71,5% para los hombres; los porcentajes de perpetración de violencia física leve fueron del 13'7% para las mujeres y del 9,8% para los hombres; y los porcentajes de perpetración de violencia física grave fueron del 6,8% para las mujeres y del 5,6% para los hombres. (Brasil, 2009)

  5. Anderson, Anita S. y Lo, Celia C. (2010): Intimate Partner Violence Within Law Enforcement Families (Journal of Interpersonal Violence, vol. 26, no. 6, 1176-1193) – Estudio aplicado a 2.208 funcionarios de policía de la ciudad de Baltimore, de los que el 86% eran hombres. Del total de perpetradores de violencia en la pareja, el 69% eran hombres y el 31% eran mujeres. Tras la elaboración de dos modelos para el análisis de regresión, la probabilidad de agresión en la pareja resultó un 60% más baja para los hombres que para las mujeres. (Estados Unidos, 2010)

  6. Ansara, D.L. y Hindin, M.J. (2009): Perpetration of Intimate Partner Aggression by Men and Women in the Philippines: Prevalence and Associated Factors(Journal of Interpersonal Violence, 2009, vol. 24, nº 9, págs. 1579-1590) - Estudio basado en los datos de la encuesta longitudinal 2002 Cebu Longitudinal Health and Nutrition Survey. La muestra utilizada para el presente estudio está compuesta por 1.861 mujeres casadas o emparejadas, en su mayoría de edades próximas a los 45 años. El 26% de las mujeres declararon que, durante el último año, ellas o sus parejas habían perpetrado, como mínimo, un acto de agresión física, siendo las mujeres perpetradoras de mayores niveles de violencia unilateral (9,9%) que los hombres (5,9%). En cambio, dentro del grupo que declaró algún tipo de violencia, el 3,4% de las mujeres causó a su pareja lesiones que necesitaron atención médica, mientras que 7,3% de las mujeres sufrió lesiones que requirieron atención médica. (Filipinas, 2009)

  7. Antônio, T. y Hokoda, A. (2009): Gender Variations in Dating Violence and Positive Conflict Resolution Among Mexican Adolescents (Violence and Victims, Vol. 24, Nº 4, pp. 533-545) - Estudio aplicado a una muestra de 285 adolescentes, alumnos de enseñanza media, residentes en un contexto urbano de clase media del norte de México. Como promedio, el 5,23% de las chicas y el 3,23% de los chicos declararon que habían ejercido violencia física (arrojar objetos, dar patadas, golpear, dar puñetazos, dar bofetadas, empujar o ahogar) contra sus parejas, al menos una vez durante el último año. Además, el 3,5% de las chicas y el 2,6% de los chicos declaró haber repetido el maltrato físico de tres a cinco veces, y el 1% de los chicos y de las chicas declaró haberlo repetido más de seis veces durante el último año. (México, 2009)

  8. Barter, C., McCarry, M., Berridge, D. y Evans, K. (2009): Partner exploitation and violence in teenage intimate relationships (Universidad de Bristol y NSPCC) – Estudio basado en una muestra de 1.353 jóvenes (680 chicas y 669 chicos), que declararon niveles similares de perpetración y victimización por violencia de pareja. El 25% de las chicas y el 18% de los chicos declararon haber sufrido algún tipo de violencia física a manos de su pareja; el 11% de las chicas y el 4% de los chicos declararon que esa violencia fue grave. En cambio, el 25% de las chicas y el 8% de los chicos se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas; el 5% de las chicas y el 2% de los chicos declararon que esa violencia fue grave. (Reino Unido, 2009)

  9. Black, M.C., Basile, K.C., Breiding, M.J., Smith, S.G., Walters, M.L., Merrick, M.T., Chen, J., & Stevens, M.R. (2011): The National Intimate Partner and Sexual Violence Survey (NISVS): 2010 Summary Report. Atlanta, GA: National Center for Injury Prevention and Control, Centers for Disease Control and Prevention. Gran encuesta nacional llevada a cabo en todo el territorio de los Estados Unidos de enero a diciembre de 2010. Los datos proceden de las entrevistas completas realizadas a 16.507 adultos (9.086 mujeres y 7.421 hombres). En los 12 meses anteriores a la realización de la encuesta, el 3,6% de las mujeres y el 4,5% de los hombres sufrieron agresiones físicas leves perpetradas por sus parejas; y el 2,7% de las mujeres y el 2,0% de los hombres sufrieron agresiones físicas graves (cuadros 4.7 y 4.8). En cuanto a la violencia psicológica, durante los 12 meses anteriores a la encuesta, el 13,9% de las mujeres y el 18,1% de los hombres sufrieron agresiones, y esas agresiones fueron de control bajo coacción para el 10,7% de las mujeres y para el 15,2% de los hombres (cuadros 4.9 y 4.10).

  10. Blosnich, J.R. y Bossarte, R.M. (2009): Comparisons of Intimate Partner Violence Among Partners in Same-Sex and Opposite-Sex Relationships in the United States (American Journal of Public Health, 2009, vol. 99, Nº 12, págs. 2182-2184) - Los datos analizados proceden de la encuesta del Behavioral Risk Factor Surveillance System (ediciones de 2005, 2006 y 2007) y corresponden a los 7.998 participantes que se declararon víctimas de violencia de pareja en esa encuesta. Dentro de ese grupo, que se desglosa por parejas heterosexuales y homosexuales, 88,8% de las mujeres se declararon víctimas de agresiones físicas perpetradas por sus parejas masculinas, y el 97,2% de los hombres se declararon víctimas de agresiones físicas perpetradas por sus parejas femeninas. (Estados Unidos, 2009)

  11. Boivin, S., Lavoie, F., Hébert, M. y Gagné, M.H. (2012): Past Victimizations and Dating Violence Perpetration in Adolescence: The Mediating Role of Emotional Distress and Hostility (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, nº 4, págs. 662–684) – Estudio basado en una muestra de 1.259 alumnos (751 chicas y 508 chicos) de secundaria de 14 a 19 años de edad, reclutados en 15 colegios del Québec (Canadá). Para medir la perpetración de violencia física de pareja se utilizó una escala de cinco preguntas sobre comportamientos de gravedad creciente y otra escala sobre la frecuencia de las agresiones. Se indicó expresamente a los encuestados que excluyesen de sus respuestas cualquier acto de autodefensa. Los porcentajes de perpetración de violencia fueron significativamente mayores para las chicas (26,2%) que para los chicos (10,8%), y ello fue así en los cinco niveles de gravedad de las agresiones. En cuanto a la reciprocidad de esa violencia, 72 chicas [9,5%] y 9 [1,7%] chicos declararon que habían sido únicamente perpetradores, al tiempo que 49 chicas [6,5%] y 83 chicos [16,3%] declararon que habían sido únicamente víctimas. (Canadá, 2012)

  12. Breiding, M.J., Ziembroski, J.S. y Black, M.C. (2009) Prevalence of Rural Intimate Partner Violence in 16 US States, 2005 (The Journal of Rural Health, Vol. 25, Nº 3, págs. 240 – 246) – Estudio basado en una muestra de 25.000 residentes rurales de 16 estados, participantes en la encuesta del Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS) de 2005. El 26,7% de las mujeres y el 15,5% de los hombres se declararon víctimas de alguna forma de violencia de pareja experimentada a lo largo de su vida. (Estados Unidos, 2009)

  13. Brisibe, S., Ordinioha, B. y Dienye, P.O. (2012): Intersection Between Alcohol Abuse and Intimate Partner's Violence in a Rural Ijaw Community in Bayelsa State, South-South Nigeria (Journal of Interpersonal Violence, 27(3) 513–522) – Estudio llevado a cabo para determinar la relación entre el consumo de alcohol y la violencia doméstica en una aldea del sur de Nigeria. Participaron 346 individuos (187 hombres y 159 mujeres), de 41 años de edad, como promedio y religión cristiana en su mayoría (91%). En la aldea consumen con frecuencia diversos tipos de bebidas alcohólicas de fabricación local. Durante los últimos doce meses, el 83,4% de los hombres y el 23,3% de las mujeres habían perpetrado agresiones físicas contra sus parejas (en el 77% por ciento de los casos, bajo la influencia del alcohol). (Nigeria, 2012)

  14. Brown, A., Cosgrave, E., Killackey, E., Purcell, R., Buckby, J. y Yung, A.R. (2009): The Longitudinal Association of Adolescent Dating Violence With Psychiatric Disorders and Functioning (Journal of Interpersonal Violence, vol. 24, no. 12, 1964-1979) – Se evaluó la violencia de pareja en una muestra final de 98 jóvenes de 15 a 24 años (54% mujeres) a los que se realizó un seguimiento longitudinal durante seis meses. A la pregunta "Durante los doce últimos meses, tu pareja te golpeó, abofeteó o agredió físicamente adrede", respondieron afirmativamente el 11,3% de las mujeres y el 15,6% de los hombres. (Australia, 2009)

  15. Brownridge, D.A. (2010): Does the Situational Couple Violence–Intimate Terrorism Typology Explain Cohabitors’ High Risk of Intimate Partner Violence? (Journal of Interpersonal Violence, 25(7) 1264–1283) – Los datos utilizados para este estudio proceden de la General Social Survey (GSS) de 1999 y corresponden a la submuestra de 7.396 mujeres y 6.707 hombres casados o en cohabitación que respondieron al cuestionario. Entre las parejas en cohabitación, las mujeres se declararon víctimas de violencia de pareja en proporciones del 3,7% para el año anterior y del 7,1% para los cinco últimos años; y los hombres en proporciones del 3,6% para el año anterior y del 8% para los cinco últimos años. Entre las parejas casadas, las mujeres se declararon víctimas de violencia de pareja en proporciones del 1,4% para el año anterior y del 3,2% para los cinco últimos años; y los hombres en proporciones del 1,4% para el año anterior y del 3,5% para los cinco últimos años. (Canadá, 2010)

  16. Caetano, R., Field, C., Ramisetty-Mikler, S. y Lipsky, S. (2009): Agreement on Reporting of Physical, Psychological, and Sexual Violence Among White, Black, and Hispanic Couples in the United States (Journal of Interpersonal Violence, vol. 24; nº 8; pág. 1318-1337) - Estudio basado en las entrevistas realizadas por separado a los miembros de 1.025 parejas adultas de 48 estados de los Estados Unidos. Los datos, analizados en varios estudios anteriores, se presentan aquí desglosados por grupos étnicos (negros, blancos e hispanos). Los resultados de perpetración de violencia son similares para hombres y mujeres en los tres grupos étnicos. El promedio de las tasas de perpetración es del 13% para hombres y mujeres en el caso de la violencia física leve; y del 3,8% para las mujeres y del 3% para los hombres, en el caso de la violencia física grave (cuadro 1). (Estados Unidos, 2009)

  17. Caetano, R., Vaeth, P.A.C. y Ramisetty-Mikler, S. (2008): Intimate Partner Violence Victim and Perpetrator Characteristics Among Couples in the United States (Journal of Family Violence, Vol. 23, Nº 6, págs. 507-518). Estudio basado en las entrevistas realizadas a 1.136 parejas estadounidenses para medir la violencia de pareja sufrida o perpetrada durante los últimos doce meses y su asociación con determinadas características de los participantes (sociodemográficas, de adición alcohólica o psicológicas). Los resultados globales (que en el estudio se presentan desglosados por etnias: parejas de blancos, negros, hispanos o mixtas) son los siguientes: hombre perpetrador/mujer víctima: 3%; mujer perpetradora/hombre víctima: 5,25%; violencia recíproca: 12,25%. (Estados Unidos, 2008)

  18. Caldeira, V. y Woodin, E.M. (2012): Social Support as a Moderator for Alcohol-Related Partner Aggression During the Transition to Parenthood (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, nº 4, 685–705) - Los datos proceden de las declaraciones de 98 parejas heterosexuales, de edades medias de 32 (hombres) y 30 (mujeres) años, como parte del estudio más amplio denominado Partners to Parents Study. La principal característica de las 98 parejas fue que, en todos los casos, la mujer se hallaba en el tercer trimestre de su embarazo y la pareja estaba esperando su primer hijo. Ambos miembros de la pareja completaron en espacios separados diversos cuestionarios en una sesión de 3 horas y media en la Universidad de Vitoria (Canadá). Aproximadamente, el 18,4% de los hombres y el 30,6% de las mujeres declararon haber perpetrado, como mínimo, un incidente de agresion contra sus parejas durante el año inmediatamente anterior. (Canadá, 2012)

  19. Canadian Centre For Justice Statistics (2009): Family Violence in Canada: A Statistical Profile 2009 (Statistics Canada, octubre de 2009) - Informe anual del departamento de estadística del Canadá sobre la violencia familiar, basado en las denuncias presentadas en los puestos de policía en 2007 y precedido de un estudio sobre la situación de los albergues para maltratadas. Según el informe, "la abrumadora mayoría de las víctimas de violencia de pareja siguen siendo las mujeres, que, en 2007, interpusieron más de 8 de cada 10 denuncias ante la policía, en comparación con el 17% correspondiente a los hombres". Sin embargo, al pormenorizar los tipos de violencia denunciada, las víctimas de violencia grave (con resultado de lesiones y heridas) fueron hombres en el 23% de los casos y mujeres en el 13% de los casos, debido, según el estudio, a la más frecuente utilización de armas por las mujeres. En el caso de la violencia leve (empujones, bofetadas, puñetazos e insultos), las mujeres representaron el 63% de las víctimas y los hombres el 61%. (Canadá, 2009)

  20. Capaldi, D.M., Kim, H.K. y Shortt, J.W. (2007): Observed Initiation and Reciprocity of Physical Aggression in Young, At-Risk Couples (Journal of Family Violence, 22(2), págs. 101-111) - Estudio longitudinal basado en los datos del Oregon Youth Study (OYS), aplicado una muestra de 206 jóvenes, y el Couples Study of the OYS, que abarca también a las parejas de esos jóvenes. La muestra se constituyó con individuos de 9-10 años, y los datos del presente estudio proceden de cuatro ejercicios de seguimiento realizados en edades de la muestra de 17 a 28 años. En los cuatro seguimientos, los niveles de perpetración de las mujeres (35,5%, 39,9%, 27,7% y 23,0%) son superiores a los niveles de perpetración de los hombres (30,5%, 31,0%, 23,5% y 18,6%). En cuanto a la reciprocidad de la violencia, los niveles de iniciación de las agresiones son cuatro veces mayores en las mujeres (46%) que en los hombres (10%) hacia el final de la adolescencia y van descendiendo gradualmente hasta alcanzar proporciones más equilibradas (11% de las mujeres y 8% de los hombres) hacia los 26 años de edad (cuadros II y III). (Estados Unidos, 2007)

  21. Capaldi, Deborah M.; Shortt, Joann Wu; Kim, Hyoun K.; Wilson, Jane; Crosby, Lynn; Tucci, Shivan (2009): Official Incidents of Domestic Violence: Types, Injury, and Associations With Nonofficial Couple Aggression (Violence and Victims, 2009, Vol. 24, Nº 4, pp. 502-519) - Estudio longitudinal basado en una muestra inicial de 206 hombres procedentes de entornos con alta incidencia delictiva y sus parejas, con cuatro seguimientos en un intervalo de doce años (1991-2002). Sobre la base de esa muestra y ese marco temporal, se detectan 47 incidentes de violencia de pareja con intervención de la policía. En el 85% de los casos, el arrestado fue el varón, en el 6% la mujer, y en el 9% ambos. Aunque según los registros policiales, los hombres ejercían oficialmente más violencia que las mujeres, los datos extraoficiales obtenidos mediante el seguimiento particular de la encuesta demostraron que la violencia perpetrada por los hombres no era más frecuente ni más grave que la perpetrada por sus parejas femeninas. En cuanto a la totalidad de la muestra (es decir, con inclusión de los individuos no afectados por arrestos policiales), las mujeres mostraron mayores niveles de agresión hacia sus parejas que los hombres, aunque los niveles de gravedad de las agresiones fueron similares. Por consiguiente, concluyen los autores, "la idea de que las parejas involucradas en incidentes oficiales de violencia de pareja se caracterizan predominantemente por la violencia unilateral del hombre a la mujer no se ajusta a los resultados del estudio". (Estados Unidos, 2009)

  22. Centers for Disease Control and Prevention (CDC): Youth Risk Behavior Surveillance — United States, 2009 (Centers for Disease Control and Prevention, Morbidity and Mortality Weekly Report, 2010; Surveillance Summaries, vol. 59, No. SS-5) – Estudio bienal aplicado a una muestra nacionalmente representativa de 16.410 adolescentes. A la pregunta "Durante los doce meses anteriores a la aplicación de la encuesta, ¿has sufrido golpes, bofetadas o daño físico causado a propósito por tu pareja?", respondieron afirmativamente el 10,3% de los chicos y el 9,3% de las chicas (cuadro 12 en la pág. 49). (Estados Unidos, 2010)

  23. Chan, K.L. (2011): Children exposed to child maltreatment and intimate partner violence: A study of co-occurrence among Hong Kong Chinese families (Child Abuse & Neglect, 35 (2011) 532– 542) – Estudio basado en las declaraciones de 1.094 chicos y chicas de 12 a 17 años de edad de Hong Kong, a los que se aplicaron formularios sobre malos tratos y negligencia sufridos en la familia y también sobre la violencia de pareja perpetrada por sus padres, complementados con entrevistas a los padres para obtener datos demográficos. Durante el año inmediatamente anterior, el 11,6% de los padres y el 10,3% de las madres habían perpetrado violencia física contra sus parejas, con resultado de lesiones causadas por el 5,1% de los padres y el 4,9% de las madres. (Hong Kong, China, 2011)

  24. Chan K.L., Anna Choi W.M., Fong D.Y.T., Chow C.B., Leung M., Ip P. (2013): Characteristics of Family Violence Victims Presenting to Emergency Departments in Hong Kong (The Journal of Emergency Medicine, Vol. 44, Nº 1 , págs 249-258) – En este estudio se examina retrospectivamente una cohorte de pacientes atendidos en los departamentos de urgencias de tres hospitales regionales de Hong Kong en relación con lesiones sufridas en el ámbito familiar durante el período de 1997 a 2008. Se atendió a un total de 15.797 pacientes, de los que 10.839 correspondieron a casos de violencia de pareja y el resto a maltrato infantil y de ancianos. Más hombres (19,7%) que mujeres (16%) fueron diagnosticados como casos urgentes o críticos y, en consecuencia, fue mayor el número de hombres hospitalizados a consecuencia de lesiones sufridas a manos de sus parejas. Según los autores, la mayor gravedad de las lesiones sufridas por los hombres puede atribuirse a la mayor probabilidad de uso de armas por las mujeres para compensar su menor fuerza física. Aunque los autores no lo mencionan, otros estudios apuntan a la norma de caballerosidad, que inhibe la violencia masculina de respuesta frente a la mujer, para explicar este tipo de resultados. (Hong Kong, 2013)

  25. Chan, K.L y Straus, M.A. (2008): Prevalence and Correlates of Physical Assault on Dating Partners (The Open Social Science Journal, 2008, 1, 5-14) – Estudio aplicado a 1.736 universitarios de Hong Kong y los Estados Unidos para medir la violencia perpetrada en la pareja en los doce meses anteriores. En el grupo de Hong Kong, el 18,7% de las mujeres y el 14,5% de los hombres perpetraron agresiones físicas leves contra su pareja, y el 23,2% de las mujeres y el 16,3% de los hombres perpetraron agresiones graves contra sus parejas. En cuanto a lesiones, el 4,4% de los hombres y el 3,9% de las mujeres causaron lesiones leves a sus parejas; y el 3,2% de los hombres y el 2,5% de las mujeres causaron lesiones graves a sus parejas. En el grupo de los Estados Unidos, el 20,1% de las mujeres y el 19,4% de los hombres perpetraron agresiones físicas leves contra sus parejas, y el 10,1% de las mujeres y el 7,6% de los hombres perpetraron agresiones graves contra sus parejas. En cuanto a lesiones, el 6,0% de los hombres y el 5,7% de las mujeres causaron lesiones leves a sus parejas; y el 2,3% de los hombres y el 2,2% de las mujeres causaron lesiones graves a sus parejas. (Hong Kong y Estados Unidos, 2008)

  26. Chan, Ko Ling; Yan, Elsie; Brownridge, Douglas A.; Tiwari, Agnes y Fong, Daniel Y. T.: Childhood Sexual Abuse Associated With Dating Partner Violence and Suicidal Ideation in a Representative Household Sample in Hong Kong (Journal of Interpersonal Violence, 2010, 26(9) 1763–1784). O también, sobre el mismo estudio: Chan, K.L.: Co-Occurrence of Intimate Partner Violence and Child Abuse in Hong Kong Chinese Families (Journal of Interpersonal Violence, vol. 26, no. 7, 1322-1342) – Estudio basado en una muestra de 1.154 adultos (edad media, 29 años). Los hombres declararon mayor niveles de victimización por violencia física que las mujeres, tanto respecto de toda su vida como respecto de los últimos doces meses, y tanto respecto de la violencia grave como de la violencia leve. Las cifras de victimización por violencia física son las siguientes: a) toda la vida, violencia total: hombres (16,0%) mujeres (10,8%) ; b) toda la vida, violencia grave: hombres (5,2%) mujeres (3,4%); c) doce últimos meses, violencia total: hombres (11,7%) mujeres (7,4%); y d) doce últimos meses, violencia grave: hombres (3,3%) mujeres (1,7%). Las tasas de violencia psicológica son prácticamente idénticas para ambos sexos. (Hong Kong, 2010)

  27. Chang, D.F., Shen, B-J. y Takeuchi, D.T. (2009): Prevalence and demographic correlates of intimate partner violence in Asian Americans (International Journal of Law and Psychiatry 32 (2009) 167–175) - Datos obtenidos a partir de una muestra de 1470 estadounideses adultos de origen asiático (707 hombres y 763 mujeres), casados o en convivencia con una pareja heterosexual. Una vez cruzados los porcentajes de perpetración y victimización declarados, la violencia global sufrida por las mujeres (12,4%) es inferior a la sufrida por los hombres (15,5%), y la violencia grave sufrida por las mujeres (1,6) es también inferior a la sufrida por los hombres (2,5). En cuanto a la iniciación de los conflictos, la mayoría de los encuestados consideraron que no estaba claro quién era el iniciador; el resto de los encuestados declaró proporciones similares de iniciación de las agresiones para ambos sexos (el 19,9% de los hombres y el 21,8% de las mujeres admitieron que solían ser los iniciadores de las agresiones; y el 15% de los hombres y el 24% de las mujeres indicaron que los iniciadores eran los cónyuges.) (Estados Unidos, 2009)

  28. Charles, P. y Perreira, K.M. (2007): Intimate Partner Violence During Pregnancy and 1-Year Post-Partum (Journal of Family Violence, volumen 22, número 7) - Sobre la base de los datos procedentes de una muestra nacionalmente representativa de mujeres embarazadas de los Estados Unidos, se midieron los niveles de violencia de pareja (física, psíquica y de control) ejercida durante el embarazo y el año siguiente al parto. En general, el 33% de las madres y el 40% de los padres experimentaron alguna forma de violencia de pareja durante ese período. (Estados Unidos, 2007)

  29. Chartier, K.G. y Caetano, R. (2012): Intimate Partner Violence and Alcohol Problems in Interethnic and Intraethnic Couples (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, nº 9, pp. 1780–1801) – Estudio basado en la National Couples Alcohol Survey, encuesta aplicada en 1995 en todo el territorio de los Estados Unidos (con exclusión de Alaska y Hawaii). La muestra final estuvo compuesta por 1.556 parejas, a las que se realizaron entrevistas personales por separado. La muestra se dividió por características étnicas en cuatro grupos de parejas: blancos (555), negros (358), hispanos (527) e interétnicos (116), a los que se preguntó por 11 comportamientos de violencia física de gravedad creciente, desde arrojar objetos hasta usar armas o cuchillos, con inclusión de la violencia sexual. Los promedios de edad de los distintos grupos se situaron entre los 37 y los 47 años, con períodos de convivencia de 10 a 21 años. En lo que respecta a las parejas que declararon violencia recíproca, la cuarta parte (25,87%) de la violencia perpetrada por los hombres contra las mujeres y la mitad (49,36%) de la violencia perpetrada por las mujeres contra los hombres fue grave. En cuanto a la violencia unilateral en las parejas blancas, negras, hispanas e interétnicas, los porcentajes correspondientes a los hombres, fueron, por ese mismo orden, de 16,95%, 8,08%, 19,38% y 8,75%; y los correspondientes a las mujeres fueron, por ese mismo orden, de 38,48%, 30,78%, 35.46% y 19.47%. (Estados Unidos, 2012)

  30. Cho, H. (2012): Examining Gender Differences in the Nature and Context of Intimate Partner Violence (Journal of Interpersonal Violence, 27(13) 2665–2684) – Para realizar este estudio se utilizaron los datos de las encuestas estadounidenses National Comorbidity Survey Replication y National Latino and Asian American Study, aplicadas mediante entrevistas personales entre 2001 y 2003. La muestra final quedó constituida por 2.190 individuos (1.058 hombres y 1.132 mujeres), cuya relación de pareja duraba desde hacía 13 años, como promedio. En el estudio se tuvo en cuenta la escala de gravedad de los actos violentos y su frecuencia (en función del número de días en los que había habido violencia durante el último año) y el aspecto de iniciación de las agresiones. De acuerdo con esos parámetros, el 17,6% de las mujeres y el 12,2% de los hombres perpetraron violencia menos grave; y el 1,9% de las mujeres y el 2% de los hombres perpetraron violencia grave. Dentro del grupo de perpetradores, las mujeres ejercieron sus agresiones con mayor frecuencia (1,06 días) que los hombres (0,73 días) durante los 12 meses anteriores. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, el 27,5% de las mujeres se declararon iniciadoras de las agresiones físicas, en comparación con el 12,7% de los hombres; y el 22,5% de las mujeres y el 26% de los hombres consideraron al otro miembro de la pareja como iniciador de las agresiones; al tiempo que el resto de los encuestados declararon que el iniciador de las agresiones podía ser el hombre o la mujer, según las circunstancias. Además, las mujeres fueron las principales iniciadoras de las agresiones tanto en los episodios de violencia menos grave como en los episodios de violencia grave. (Estados Unidos, 2012)

  31. Cho, H. y Wilke,D.J. (2010): Gender Differences in the Nature of the Intimate Partner Violence and Effects of Perpetrator Arrest on Revictimization (Journal of Family Violence, vol. 25, nº 4, 393-400) – El estudio utiliza datos de la National Crime Victimization Survey, encuesta administrada por la Oficina de Estadísticas Judiciales de los Estados Unidos desde 1972. Se analizan datos del período 1987-2003 para comparar los niveles y tipos de victimización de ambos miembros de la pareja. La muestra estuvo integrada por los hombres (298) y mujeres (2.462) que se declararon víctimas de violencia y fueron objeto de seguimiento durante un año. Según este seguimiento, "los hombres sufrieron agresiones más graves (28%) que las mujeres (17%) y menos agresiones sexuales (1%) que las mujeres (8%), mientras que no hubo apenas diferencia en cuanto a las agresiones leves (71% para los hombes y 75% para las mujeres). Además, se utilizaron armas más frecuentemente contra los hombres (39%) que contra las mujeres (20%). Las víctimas femeninas declararon más lesiones leves (54%) que las víctimas masculinas (35%), aunque el mismo porcentaje de hombres y mujeres (7%) sufrieron lesiones graves." (página 396) (Estados Unidos, 2010)

  32. Choi-Misailidis, S., Hishinuma, E.S, Nishimura, S.T. y Chesney-Lind, M. (2008): Dating Violence Victimization Among Asian American and Pacific Islander Youth in Hawai'i (Journal of Emotional Abuse, Volume 8, Issue 4 November 2008 , pages 403 – 422) – En este estudio se examina la prevalencia de la violencia verbal y psicológica de pareja en dos grupos de adolescentes de Hawai. El 58,3% de ellos declararon haber sido víctimas de violencia emocional (insultos y abusos verbales, y conductas de control). No se hallaron diferencias significativas por razón de sexo en cuanto a las tasas de victimización y la gravedad de la violencia. (Hawaii, EE.UU., 2008)

  33. Clements, K. y Holtzworth-Munroe, A. (2008): Aggressive Cognitions of Violent Versus Nonviolent Spouses (Cognitive Therapy and Research, vol. 32, págs. 351–369) – Participaron en el estuio 71 parejas de la región del Oeste Medio de los Estados Unidos. En 38 de esas parejas se había ejercido algún tipo de violencia física durante el último año. Según la declaración del miembro de la pareja que refiriese mayores niveles de violencia, los hombres habían perpetrado entre 1 y 119 actos de violencia de pareja, y las mujeres habían perpetrado entre 1 y 109 actos de violencia. Utilizando los criterios de las CTS (escalas tácticas de conflictos) para diferenciar la violencia leve (empujar, agarrar, abofetear, etc.) de la violencia grave (dar patadas, puñetazos o mordiscos, utilizar objetos o armas, etc.), 16 maridos y 15 esposas habían perpetrado únicamente agresiones leves. En cuanto a la reciprocidad de la violencia física, el marido fue perpetrador exclusivo en cinco parejas y la mujer fue perpetradora exclusiva en seis parejas (nota 3 a pie de página). (Estados Unidos, 2008)

  34. Cogan, R. y Fennell, T. (2007): Sexuality and the Commission of Physical Violence to Partners and Non-Partners by Men and Women (Journal of Consulting and Clinical Psychology, diciembre 2007, vol. 75, No. 6, 960–967) – Se analizan los datos de dos estudios en que se compara la violencia ejercida en la pareja y fuera de ella. La muestra final del primer estudio está compuesta por 193 hombres y 203 mujeres. El número de mujeres que declaran haber perpetrado actos de violencia física contra sus parejas es superior al de hombres (53% vs. 38%). La muestra final del segundo estudio la componen 160 hombres y 138 mujeres. Al igual que en el primer estudio, el número de mujeres perpetradoras de violencia contra sus parejas es superior al de hombres (44,3% vs. 31,6%). En ambos estudios, el nivel de perpetración de violencia física fuera de la pareja es más alto en los hombres (73% y 74,6%) que en las mujeres (56% y 50,8%). (Estados Unidos, 2007)

  35. Connolly, J.; Nocentini, A.; Menesini, E.; Pepler, D.; Craig, W.; Williams, T. S. (2010): Adolescent dating aggression in Canada and Italy: A cross-national comparison (International Journal of Behavioral Development vol. 34(2), pp. 98–105) – En este estudio se comparan las tasas de violencia en la pareja de una muestra italiana (n=578) y otra canadiense (n=664) de alumnos de enseñanza secundaria (16 años) a los que se pregunta por las agresiones perpetradas durante los 6 últimos meses, con arreglo a una escala de 9 comportamientos de gravedad creciente. En la muestra canadiense se declararon perpetradores el 37,4% de los chicos y el 28,6% de las chicas; y en la muestra italiana, el 34,9% de los chicos y el 31,9% de las chicas. (Canadá/Italia, 2010)

  36. Cornelius,T.L., Shorey, R.C. y Beebe, S.M. (2010): Self-Reported Communication Variables and Dating Violence: Using Gottman’s Marital Communication Conceptualization (Journal of Family Violence, vol. 25, nº 4, 439-448) – Participaron en este estudio 173 alumnos de una universidad pública de la región central de los Estados Unidos (edad media: 18,38 años). Entre los participantes varones, el 31% se declararon perpetradores y el 34% se declararon víctimas de agresiones físicas en la pareja. Entre las mujeres, el 36% se declararon perpetradoras y el 30% se declararon víctimas de agresiones físicas en la pareja. (Estados Unidos, 2010)

  37. Corral, S. (2009): Estudio de la violencia en el noviazgo en jóvenes universitarios/as: cronicidad, severidad y mutualidad de las conductas violentas (Psicopatología Clínica Legal y Forense, Vol. 9, pp. 29-48) - En el estudio participaron 1081 estudiantes universitarios/as solteros/as, con edades entre 18 y 30 años de la provincia de Bizkaia. Mediante las Escalas Revisadas de Tácticas para Conflictos (CTS2) se midió la cronicidad, la severidad y la mutualidad de las agresiones. En cuanto a la cronicidad (número de veces que se realizan las agresiones), los resultados son bastante similares para todos los tipos de agresiones, salvo la victimización por violencia grave, que las mujeres se atribuyen en mayor proporción. En cuanto a la gravedad de las agresiones, los hombres registran mayores niveles de victimización, tanto para la violencia leve como para la violencia grave (ver anexo 1). En lo que respecta a la mutualidad de la violencia física, los porcentajes de perpetración unilateral declarados por los hombres son muy inferiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 11,9%; mujeres: 40,9%) como para la violencia grave (hombres: 13,3%; mujeres: 45,7%). Y los porcentajes de victimización unilateral declarados por los hombres son claramente superiores a los declarados por las mujeres, tanto para la violencia total (hombres: 22,5%; mujeres:10,7%) como para la violencia grave (hombres: 46,7 %; mujeres: 22,9%). La autora concluye que "las mujeres tienen 8.10 veces más probabilidades que los hombres (IC=2.97–22.12) de estar en una relación en la que el perpetrador de violencia física son ellas mismas, comparado con una relación en la que el perpetrador es solamente la pareja". (España, 2009)

  38. Cunradi, Carol B.(2009): Intimate Partner Violence Among Hispanic Men and Women: The Role of Drinking, Neighborhood Disorder, and Acculturation-Related Factors (Violence and Victims, Volume 24, Number 1, 2009 , pp. 83-97(15)) – En una submuestra de 1.148 hombres y 1.399 mujeres hispanos participantes en la 2000 National Household Survey on Drug Abuse, los niveles de perpetración de violencia de pareja declarados por los hombres (6,1%) fueron algo inferiores a los declarados por las mujeres (6,5%), mientras que los niveles de victimización declarados por los hombres (8,8%) fueron superiores a los declarados por las mujeres (7,8%). (Estados Unidos, 2009)

  39. Cunradi, C.B., Todd, M., Duke, M. y Ames, G. (2009): Problem Drinking, Unemployment, and Intimate Partner Violence among a Sample of Construction Industry Workers and their Partners (Journal of Family Violence, Vol. 24, Nº 2) - Encuesta aplicada a 848 trabajadores de las construcción y sus parejas. Aproximadamente, el 20% de las parejas declararon violencia del hombre contra la mujer; y el 24% de las parejas declaró violencia de la mujer contra el hombre. En el artículo Agreement on Intimate Partner Violence Among a Sample of Blue-Collar Couples (Carol B. Cunradi, Melina Bersamin y Genevieve Ames) (Journal of Interpersonal Violence, vol. 24, nº 4, 551-568), publicado también en 2009, se analizan los resultados del mismo estudio desde el punto de vista de la coincidencia o discrepancia de los datos aportados por las parejas entrevistadas. Ambos miembros de la pareja declaran violencia del hombre contra la mujer en el 6,7% de los casos, y de la mujer contra el hombre en el 7,2% de los casos.(Estados Unidos, 2009)

  40. Doroszewicz, K. y Forbes, G.B. (2008): Experiences With Dating Aggression and Sexual Coercion Among Polish College Students (Journal of Interpersonal Violence, Vol. 23, No. 1, 58-73 (2008). Se estudiaron los niveles de agresión psicológica y física y de coacción sexual en una muestra de universitarios polacos compuesta por 100 mujeres y 101 hombres. Las tasas respectivas de violencia psicológica, violencia física y coacción sexual fueron de 77%, 36% y 42% para los hombres; y de 89%, 48% y 40% para las mujeres. (Polonia, 2008)

  41. Drumm, R.D., Popescu, M. y Riggs, M.L.(2009): Gender Variation in Partner Abuse: Findings From a Conservative Christian Denomination (Affilia 2009; 24; 56) – Estudio basado en una muestra de 1.431 fieles de una confesión cristiana conservadora, correspondientes a 48 centros parroquiales del noroeste de los Estados Unidos. El estudio fue supervisado por especialistas de la Universidad de Andrews. Se encuestó a personas de todas las edades, con participación mayoritariamente femenina (61%) y se evaluaron los porcentajes de violencia de pareja sufrida lo largo de toda la vida. Las mujeres declararon porcentajes globales de victimización por violencia física del 33,8%; y los hombres, del 20,1%. (Estados Unidos, 2009)

  42. Eaton, D.K. et al. (2008): Youth Risk Behavior Surveillance — United States, 2007 (Morbidity and Mortality Weekly Report, 2008 / Vol. 57 / No. SS-4) - Estudio anual del Departamento de Salud de los Estados Unidos, basado en 14.041 cuestionarios válidos obtenidos en centros de enseñanza secundaria (grados 9 a 12). Durante el período de doce meses abarcado por la encuesta, el 8,8% de las chicas y el 11% de los chicos fueron víctimas de violencia física en la pareja ("golpes, bofetones o agresiones físicas intencionadas a manos del novio o de la novia durante los 12 meses anteriores a la aplicación de la encuesta") (cuadro 11). (Estados Unidos, 2008)

  43. Edwards, V.J., Black, M.C., Dhingra, S., McKnight-Eily, L. y Perry, G.S. (2009): Physical and sexual intimate partner violence and reported serious psychological distress in the 2007 BRFSS (International Journal of Public Health, 54 (2009), S37–S42, DOI 10.1007/s00038-009-0005-2) - En este estudio se muestran los resultados de la encuesta oficial del Behavioral Risk Factor Surveillance System (BRFSS) 2007 correspondientes a tres estados ((Hawaii, Nebraska, y Virginia) de los Estados Unidos. La muestra conjunta, representativa de la población adulta, está integrada por de 5.985 hombres y 9.335 mujeres. En la evaluación de la violencia física se incluyen las amenazas y conatos de agresión, y el período abarcado es toda la vida de los encuestados. Globalmente, el porcentaje de víctimas femeninas (19,9%) es casi el doble que el de víctimas masculinas (10,9%). En cambio, si se considera únicamente la violencia física, el porcentaje de víctimas femeninas (9,4%) es sólo ligeramente superior al de víctimas masculinas (7,8%). (Estados Unidos, 2009)

  44. Ellonen, N., Kääriäinen, J., Salmi, V. y Sariola, H. (2009): Violence against Children and Adolescents in Finland (National Research Institute of Legal Policy, 2009) - Resumen en inglés de la encuesta aplicada a una muestra nacionalmente representativa de alumnos de secundaria que, entre otros aspectos, declaran sobre la violencia presenciada en el hogar. Textualmente, las conclusiones son las siguientes: "Los hijos presencian violencia de la madre contra el padre o del padre contra la madre en igual medida. Estos resultados están en desacuerdo con el concepto de violencia de pareja predominante en Finlandia. En general, las medidas preventivas se han basado en el supuesto de que el perpetrador de la violencia es el hombre, y de que las mujeres y los niños son las víctimas... Los resultados de este estudio demuestran que la realidad no es tan simple. No sólo no existe diferencia significativa en cuanto a la violencia infligida a los hijos por el padre y la madre, sino que la violencia de pareja presenciada por los hijos se distribuye por igual entre ambos sexos." (Finlandia, 2009)

  45. Emery, C.R. (2010): Controlling for Selection Effects in the Relationship Between Child Behavior Problems and Exposure to Intimate Partner Violence (Journal of Interpersonal Violence, vol. 26, no. 8, 1541-1558) – Estudio basado en el Project on Human Development in Chicago Neighborhoods (PHDCN), proyecto longitudinal aplicadado entre 1994 y 2001 a una muestra representativa de 1.816 niños de 3 a 15 años y sus cuidadores primarios; los segundos declararon sobre la violencia perpetrada y sufrida por ellos y por sus parejas. De esos cuidadores, el 85,6% eran las madres; el 8%, los padres; el 3,1%, las abuelas; y el 3,3% restante, otras personas. Es decir, no menos del 88,7% de la muestra de adultos estaba integrada por mujeres. En las dos fases de medición analizadas, la violencia leve perpetrada por las mujeres (15,4% y 10%) fue mayor que la perpetrada por los hombres (14,3% y 9%), y la violencia grave perpetrada por las mujeres (16,6% y 7,6%) fue también mayor que la perpetrada por los hombres (12,5% y 4,2%). (Estados Unidos, 2010)

  46. Emery, C.R., Jolley, J.M. y Wu, S. (2010): Desistance from Intimate Partner Violence: the Role of Legal Cynicism, Collective Efficacy, and Social Disorganization in Chicago Neighborhoods (American Journal of Community Psychology, DOI 10.1007/s10464-010-9362-5) – Los datos de este estudio proceden del Project on Human Development in Chicago Neighborhoods (PHDCN), instrumento longitudinal aplicado entre 1994 y 2001 para obtener investigar la prevalencia de determinadas actividades delictivas, abuso de sustancias y violencia. En la primera evaluación, llevada a cabo en 1994, se identificaron 599 casos de violencia de pareja, que fueron objeto de seguimiento en una segunda evaluación realizada en 1997. En lo que respecta a la reciprocidad de la violencia, ambos miembros de la pareja fueron perpetradores en el 52,7% de los casos; los hombres fueron perpetradores exclusivos en el 17% de los casos; y las mujeres fueron perpetradoras exclusivas en el 30,2% de los casos (cuadro 2). (Estados Unidos, 2010)

  47. English, D.J., Graham, J.C., Newton, R.R., Lewis, T.L., Thompson, R., Kotch, J.B. y Weisbart, C. (2009): At-Risk and Maltreated Children Exposed to Intimate Partner Aggression/Violence: What the Conflict Looks Like and Its Relationship to Child Outcomes (Child Maltreatment, 2009, Vol. 14, Nº 2, págs. 157-171) - Datos procedentes del programa Longitudinal Studies of Child Abuse and Neglect (LONGSCAN), en cuyo marco se aplican entrevistas cada dos años a una muestra de hogares con riesgo de maltrato infantil distribuidos en cinco regiones de los Estados Unidos. El presente estudio se basa en las declaraciones de las mujeres sobre la violencia perpetrada en 554 hogares. Entre otros aspectos, se miden los niveles de perpetración y de unilateralidad y reciprocidad de la violencia en la pareja. "Las mujeres declararon una prevalencia de perpetración de violencia grave dos veces superior a la de sus parejas masculinas (15,3% vs. 7,7%) y una probabilidad de entablar agresiones graves cuatro veces superior a sus parejas masculinas (12,8% vs. 3,3%)". Se perpetró violencia unilateral masculina en 24 parejas y violencia unilateral femenina en 77 parejas. (Estados Unidos, 2009)

  48. Felix E.D., Furlong M.J. y Austin G. (2009): A Cluster Analytic Investigation of School Violence Victimization Among Diverse Students (Journal of Interpersonal Violence 2009; vol. 24; nº 10; pp. 1673-1695) - Estudio basado en los datos de la California Healthy Kids Survey, instrumento de vigilancia administrado a una muestra de 70.600 alumnos de enseñanza media del estado de California. A la pregunta "Durante los últimos 12 meses, ¿te ha agredido físicamente tu novio/novia?" respondieron afirmativamente el 5% de los chicos y el 4,3% de las chicas. (Estados Unidos, 2009)

  49. Fehringer, J.A. y Hindin, M.J. (2009): Like Parent, Like Child: Intergenerational Transmission of Partner Violence in Cebu, the Philippines (Journal of Adolescent Health, 2009 (Vol. 44, Nº 4, 363-371) – Según los datos procedentes del estudio "Cebu Longitudinal Health and Nutrition Survey in Cebu, the Philippines", obtenidos en 1994, 2002 y 2005 mediante el seguimiento longitudinal de una muestra de 472 jóvenes casados o en cohabitación, la prevalencia de la perpetración de violencia de pareja fue del 55,8% para las mujeres y del 25,1% para los hombres, mientras que la prevalencia de la victimización fue del 27,7% para las mujeres y del 30,5% para los hombres. (Filipinas, 2009)

  50. Fernández-Fuertes, A.A. y Fuertes, A. (2010): Physical and psychological aggression in dating relationships of Spanish adolescents: Motives and consequences (Child Abuse & Neglect, 34, 183–191) – Estudio basado en las declaraciones de 567 alumnos de enseñanza secundaria de 15 a 19 años de edad (promedio: 16,6 años) de cinco institutos de enseñanza media de Salamanca (España), a los que se preguntó por su experiencia en una relación calificada por ellos como "seria". Los datos se obtuvieron durante los meses de enero y febrero de 2006 mediante cuestionarios autocompletados, y se refirieron a relaciones actuales o mantenidas durante los doces meses anteriores. Los datos sobre violencia verbal o emocional fueron casi idénticos para ambos sexos. En cambio, la niveles de perpetración de violencia física fueron superiores en el caso de las chicas: el 16,1% de los chicos y el 30,2% de las chicas se declararon perpetradores de agresiones físicas; y el 26,3% de los chicos y el 17,5% de las chicas se declararon víctimas de agresiones físicas. (España, 2010)

  51. Fernández-González, L., O'Leary, K.D. y Muñoz-Rivas, M.J. (2012): We Are Not Joking : Need for Controls in Reports of Dating Violence (Journal of Interpersonal Violence, vol. 28, Nº 3, págs. 602–620) – Estudio basado en una muestra de 863 alumnos de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) de Madrid que cumplían los dos requisitos de mantener en ese momento una relación de pareja heterosexual y de tener entre 14 y 17 años de edad. En lo que respecta a la violencia de pareja, los resultados mostraron que las chicas eran bastante más agresivas físicamente que los chicos. En concreto, el 42% de las chicas se declararon perpetradoras de agresiones físicas contra sus parejas, y sólo el 32% de ellas se declararon víctimas de violencia física ejercida por sus parejas masculinas. En cambio, los chicos declararon niveles muy similares de violencia física perpetrada (28,4%) o sufrida (29,8%) en sus relaciones de pareja. (España, 2012)

  52. Fiestas, F., Rojas, R., Gushiken, A. y Gozzer, E. (2012): ¿Quién es la víctima y quién el agresor en la violencia física entre parejas? Estudio epidemiológico en siete ciudades del Perú (Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, vol. 29, nº 1, págs.44-52) – Para realizar este estudio se analizó la base de datos de una encuesta poblacional aplicada en siete ciudades de Perú
    (Lima, Arequipa, Huamanga, Trujillo, Cusco, Callao y Maynas), con participación de 6.399 hombres y mujeres, de los cuales 3.909 refirieron vivir en pareja al momento de la entrevista. La probabilidad de ser víctima o agresor en la violencia física entre parejas fue similar para ambos sexos, con independencia de la duración de la convivencia. En concreto, el 14,2% de las mujeres y el 11,9% de los hombres se declararon agresores, al tiempo que el 12,3% de las mujeres y el 11,7% de los hombres se declararon víctimas de violencia en sus relaciones de pareja. “Este estudio muestra que las probabilidades de ser víctima o agresor son similares para ambos sexos”, concluyen los autores. (Perú, 2012)

  53. Foran, H.M., Vivian, D., O’Leary, K.D., Klein, D.N., Rothbaum, B.O., Manber, R., Keller, M.B., Kocsis, J.H., Thase, M.E., y Trivedi, M.H. (2012): Risk for Partner Victimization and Marital Dissatisfaction Among Chronically Depressed Patients (Journal of Family Violence, Vol. 27, Nº 1, págs. 75-85) – Estudio basado en una muestra de 681 pacientes aquejados de depresión crónica, de los que 316 tenían pareja, con promedios de edad de 45 años (hombres) y 43 años (mujeres). Durante el año anterior, el 16,7% de los hombres y el 11,9% de las mujeres habían sufrido alguna forma de violencia física perpetrada por sus parejas; el 7,4% de los hombres y el 3,8% de las mujeres habían sufrido violencia física grave; y el 3,1% de los hombres y el 4,5% de las mujeres habían sufrido lesiones. (Estados Unidos, 2012)

  54. Foran, H.M., Smith Slep, A.M. y Heyman, R.E. (2011): Prevalences of Intimate Partner Violence in a Representative U.S. Air Force Sample (Journal of Consulting and Clinical Psychology, American Psychological Association, Vol. 79, No. 3, 391–397) – Los datos de este estudio se obtuvieron mediante la aplicación de una encuesta anónima a 42.744 miembros de la Fuerza Aérea (34.713 hombres y 8.031 mujeres) en 82 bases militares de los Estados Unidos. Además de evaluarse la violencia física mediante 30 preguntas sobre una escala de actos de gravedad creciente y sobre su frecuencia (violencia de pareja), se plantearon también ocho preguntas complementarias sobre las posibles lesiones resultantes de cada acto de agresión o la peligrosidad de esos actos (violencia de pareja clínicamente significativa). El período abarcado fue el año inmediatamente anterior. En cuanto a la perpetración de violencia, se obtuvieron los resultados siguientes: el 12,90% de los hombres y el 15,14% de las mujeres se declararon perpetradores de violencia física; y el 4,66% de los hombres y el 3,34% de las mujeres se declararon perpetradores de violencia física clínicamente significativa. En cuanto a la victimización, el 19,61% de los hombres y el 18,34% de las mujeres se declararon víctimas de violencia física; y el 3,54% de los hombres y el 3,45% de las mujeres se declaron víctimas de violencia física clínicamente significativa. (Estados Unidos, 2011)

  55. Forgey, M. A. y Badger, L. (2010): Patterns of Intimate Partner Violence and Associated Risk Factors Among Married Enlisted Female Soldiers (Violence and Victims, Vol. 25, Nº 1, 45-61). En este estudio participaron 248 mujeres militares (edad media, 29,8 años; promedio de años de servicio: 7,1), que respondieron sobre la violencia de pareja perpetrada y sufrida en sus relaciones de pareja durante los doce meses anteriores. Además de los porcentajes de perpetradores, se cuantifican los porcentajes de la violencia global ejercida, en función de su frecuencia y gravedad. El 34% de la violencia física leve y el 19% de la violencia física grave fue bidireccional y simétrica. En cambio, el 11% de la violencia unilateral o bidireccional asimétrica fue perpetrada por la mujer, en comparación con el 28% por ciento de ese tipo de violencia, que fue perpetrada por el hombre (Estados Unidos, 2010)

  56. Fortin, I., Guay, S., Lavoie, V., Boisvert, J.M. y Beaudry, M. (2012): Intimate Partner Violence and Psychological Distress among Young Couples: Analysis of the Moderating Effect of Social Support (Journal of Family Violence, vol. 27, nº 1, págs. 63–73) – Estudio basado en una muestra de 233 parejas canadienses de edades comprendidas entre los 18 y los 30 años, cuya relación había durado casi dos años (22,8 meses, como promedio). El 78% de las mujeres y el 70% de los hombres tenían formación universitaria. El 27% de las mujeres y el 28% de los hombres se declararon víctimas de agresiones físicas por sus parejas durante el año anterior, con un promedio de 5 y 4 incidentes experimentados por mujeres y hombres, respectivamente. (Canadá, 2012)

  57. Foshee, V.A., Reyes, H.L., Ennett, S.T., Suchindran, C., Mathias, J.P., Karriker-Jaffe, K.J., Bauman, K.E. y Benefield TS. (2011): Risk and protective factors distinguishing profiles of adolescent peer and dating violence perpetration (Journal of Adolescent Health, 48(4):344-50) - Se preguntó a 2.907 alumnos de secundaria si, durante los tres meses anteriores, habían perpetrado determinados actos violentos contra sus parejas (bofetadas, arañazos, empujones, patadas, puñetazos, palizas, agresiones con armas, etc.) y en cuántas ocasiones lo habían hecho, pidiéndoles que excluyeran expresamente los actos de autodefensa. “Un número significativamente mayor de chicas (5,76%) que de chicos (2,06%)” se declararon perpetradoras de esos actos”. (Estados Unidos, 2011)

  58. Garrido Genovés, V. y Casas Tello, M. (2009): La prevención de la violencia en la relación amorosa entre adolescentes a través del taller «La Máscara del Amor» (Revista de Educación, 349. Mayo-agosto 2009, pp. 335-360) - Este estudio forma parte de un programa cuya idea directriz es "prevenir la violencia contra la mujer en las relaciones afectivas [...] sin que los alumnos varones se sientan estigmatizados". La muestra se compuso de 564 alumnos de 4º de ESO del municipio de Telde (Gran Canaria), de una edad media de 15,5 años y en la que el 57'9% fueron chicas. El programa fue aplicado por monitoras de la Concejalía de la Mujer del Ayuntamiento de Telde. Las chicas se declararon víctimas de abuso psicológico (insultos, humillaciones) en mayor proporción que los chicos. En cambio, los chicos sufrieron niveles notablemente superiores de agresiones físicas (bofetones y patadas). Los autores concluyen que "los chicos presentan un mayor abuso físico, probablemente porque en la cultura juvenil está muy mal visto ejercer la violencia física con las chicas, mientras que éstas hallan en la bofetada una conducta socialmente más apropiada. Como ya sabemos, en la edad adulta las tornas se cambian, y la violencia física más grave la pasan a ejercer los varones (Garrido, 2001)." [La fuente de autoridad citada es la publicación: GARRIDO, Vicente: Amores que matan: Acoso y violencia contra las mujeres]. (España, 2009)

  59. Gass, J.D.; Stein, D.J.; Williams, D.R.; y Seedat, S. (2010): Gender Differences in Risk for Intimate Partner Violence Among South African Adults (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, nº 14, 2764–2789) – Estudio basado en los datos del South Africa Stress and Health Study (SASH), encuesta epidemiológica psiquiátrica aplicada a una muestra nacionalmente representativa de 4.351 adultos como parte de la Iniciativa para el estudio de la salud mental de la Organización Mundial de la Salud. Más mujeres (29,3%) que hombres (20,9%) se declararon víctimas de violencia de pareja en su relación o matrimonio más recientes; y una proporción similar de hombres (26,5%) y mujeres (25,2%) se declararon perpetradores de violencia contra su pareja o cónyuge más reciente. (Sudáfrica, 2010)

  60. Gavray, C. (2010): La violence dans les jeunes couples «universitaires» (Revue de Droit Pénal et de Criminologie, 2010, vol. 6, 754-771) – Estudio aplicado a una muestra de 343 alumnos (de los que 257 eran mujeres) de la Universidad de Lieja (Bélgica), la mayoría de los cuales habían mantenido algún tipo de relación de pareja de duración superior a un año. Aunque los niveles de perpetración de actos aislados de violencia física son ligeramente superiores para las mujeres (38%) que para los hombres (34%), éstos muestran mayores niveles de reincidencia (2,27) que aquéllas (1,65). Análogamente, los niveles de perpetración de violencia grave son similares para hombres (16,7%) y mujeres (15,9%), pero los hombres muestran niveles de reincidencia mucho mayores (23,6) que las mujeres (5,1). Más significativa es aún la diferencia entre los niveles de lesiones causados por los hombres (7,1%) y por las mujeres (1,2%) que han requerido atención médica. (Bélgica, 2010)

  61. Giordano, P.C., Soto, D.A., Manning, W.D. y Longmore, M.A. (2010): The characteristics of romantic relationships associated with teen dating violence (Social Science Research, vol.39, 863–874) - Estudio aplicado a una muestra de 956 alumnos de 62 centros de enseñanza secundaria de Ohio. Dentro del grupo de encuestados que notificaron algún tipo de violencia de pareja, las tasas de violencia recíproca declaradas fueron similares para las chicas (52%) y los chicos (47%). En cambio las tasas de violencia unilateral son muy diferentes en función del sexo: “sólo el 6% de los chicos en relaciones violentas se declararon perpetradores exclusivos, en comparación con el 35% de las chicas; de modo similar, aproximadamente el 13% de las chicas en relaciones violentas se declararon exclusivamente víctimas, en comparación con el 47% de los chicos.” (EE.UU., 2010)

  62. Godbout, N., Dutton, D.G., Lussier, Y. y Sabourin, S. (2009): Early exposure to violence, domestic violence, attachment representations, and marital adjustment (Personal Relationships, 16 (2009), 365–384) - Estudio basado en una muestra de 315 hombres y 329 mujeres en relaciones estables de pareja durante los últimos siete años, como promedio. La muestra se constituyó mediante marcado telefónico aleatorio en la provincia canadiense de Quebec. El 31% de las mujeres y el 23% de los hombres se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas durante el año anterior. Los porcentajes de perpetración de violencia psicológica fueron del 86% para las mujeres y del 80% para los hombres. (Canadá, 2009)

  63. Goldstein, S.E., Chesir-Teran, D. y McFau, A. (2008): Profiles and Correlates of Relational Aggression in Young Adults’ Romantic Relationships (Journal of Youth and Adolescence, Vol. 37, Nº 3, págs. 251-265) – Se examina la prevalencia de la violencia en las relaciones de noviazgo de adultos jóvenes. Las mujeres notificaron niveles más elevados de perpetración, al tiempo que los hombres notificaron mayores niveles de victimización (Estados Unidos, 2008)

  64. Gómez, Anu Manchikanti (2010): Testing the Cycle of Violence Hypothesis: Child Abuse and Adolescent Dating Violence as Predictors of Intimate Partner Violence in Young Adulthood (Youth & Society, vol. 43, no. 1, 171-192) – En este estudio se analizan los datos longitudinales de la National Longitudinal Study of Adolescent Health, aplicada en tres fases en 1994-1995, 1996 y 2001-2002. La submuestra utilizada comprende a 4.191 encuestados que completaron las tres fases, que notificaron como mínimo una relación sentimental o sexual y que habían cumplido 22 años al llevarse a cabo la fase III. En esa submuestra, las mujeres víctimas de violencia de pareja constituyen el 53% del total, y las mujeres agresoras contra sus parejas, el 61% del total. (Estados Unidos, 2010)

  65. Gover, A.R., Kaukinen, C. y Fox, K.A. (2008): The Relationship Between Violence in the Family of Origin and Dating Violence Among College Students (Journal of Interpersonal Violence, 2008) - Los datos proceden de la encuesta aplicada a una muestra de 2.541 alumnos de la Universidad de Florida y la Universidad de Carolina del Sur entre agosto y diciembre de 2005. El 32% de las mujeres y el 24% de los hombres se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas durante el año anterior. (Estados Unidos, 2008)

  66. Gover, A.R., Park, M., Tomsich, E.A. y Jennings, W.G.: Dating Violence Perpetration and Victimization Among South Korean College Students: A Focus on Gender and Childhood Maltreatment (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, no. 6, 1232-1263) – Estudio realizado sobre una muestra de 1.399 universitarios de Corea del Sur (632 alumnos y 767 alumnas). Los niveles de violencia en la pareja no difieren significativamente en función del sexo. Como promedio, los chicos se declaran perpetradores de 0,64 actos de violencia física y víctimas de 0,68 actos de violencia física durante los últimos doce meses, al tiempo que las chicas se declaran perpetradoras de 0,63 actos de violencia física y víctimas de 0,49 actos actos de violencia física a manos de sus parejas. (Corea del Sur, 2010)

  67. Graham, K., Bernards, S., Wilsnack, S.C. y Gmel, G.: Alcohol May Not Cause Partner Violence But It Seems to Make It Worse: A Cross National Comparison of the Relationship Between Alcohol and Severity of Partner Violence (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, no. 8, 1503-1523) – Estudio basado en las encuestas llevadas a cabo en 13 países (Australia, Belize, Brasil, Canada, Costa Rica, Estados Unidos, India, Nicaragua, Nigeria, Perú, Reino Unido, República Checa y Uganda) en el marco del proyecto GENACIS. Los encuestados respondieron acerca de la peor agresión física perpetrada por su pareja durante los dos últimos años, sobre su gravedad y sobre el consumo de alcohol en caso de agresiones. Como promedio del conjunto de países, se declararon víctimas de agresiones el 9,1% de las mujeres y el 8% de los hombres, y esas agresiones fueron graves para el 4,7% de las mujeres y el 3,1% para los hombres. (Multinacional, 2010)

  68. Graham-Kevan, N., Zacarias, A.E. y Soares, J.J.F. (2012): Investigating Violence and Control Dyadically in a Help-Seeking Sample from Mozambique (The ScientificWorld Journal, Vol. 2012, ID 590973, 12 págs) – Estudio basado en las declaraciones de 1.442 mujeres de Maputo (Mozambique) que habían acudido a los Servicios Forenses del Hospital Central de Maputo en relación con sus experiencias como víctimas de violencia de pareja, bien por iniciativa propia o por indicación de la policía o de organizaciones feministas. Por consiguiente, la muestra puede considerarse integrada por mujeres maltratadas. Según sus declaraciones, el 38% de las mujeres y el 44% de los hombres habían perpetrado algún acto de agresion física, el 64% de las mujeres y el 65% de los hombres habían perpetrado algún acto de agresion psicológica, y el 39% de las mujeres y el 51% de los hombres había perpetrado algún acto de agresion sexual contra sus parejas en los 12 meses anteriores. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, el perfil más frecuente era el denominado “violencia situacional recíproca” (56%), seguido de violencia en la que el hombre en exclusiva (28%), ambos miembros de la pareja (11%) o sólo la mujer (5%) ejercieron violencia de control (denominada “terrorismo íntimo”). Por otra parte, el 14% de las mujeres declararon que ellas habían iniciado las agresiones físicas, mientras que el 57% declararon que las habian iniciado sus parejas masculinas. (Mozambique, 2012)

  69. Halford, W. Kim; Farrugia, Charles; Lizzio, Alf; y Wilson, Keithia (2010): Relationship aggression, violence and self-regulation in Australian newlywed couples (Australian Journal of Psychology, vol. 62, nº 2, 82-92) – Estudio aplicado a 379 parejas de recién casados de Queensland (Australia) en el marco de un estudio longitudinal sobre la adaptación conyugal en los primeros años de matrimonio. La edad media fue de 31,8 años para las mujeres y de 34,4 años para los hombres. La violencia femenina fue más frecuente que la masculina: 76 mujeres (20%) y 34 hombres (9%) se declararon perpetradores. En las parejas violentas, la pauta más frecuente fue la violencia unilateral femenina (59% de las parejas violentas), seguida de la violencia recíproca (38%); y la pauta menos frecuente fue la violencia unilateral masculina (7%). (Australia, 2010)

  70. Halpern, C.T., Spriggs, A.L., Martin, S.L. y Kupper, L.L. (2009): Patterns of Intimate Partner Violence Victimization from Adolescence to Young Adulthood in a Nationally Representative Sample (Journal of Adolescent Health 45 (2009) 508–516) – Estudio basado en los datos del National Longitudinal Study of Adolescent Health, instrumento longitudinal aplicado a 4.134 individuos de edades comprendidas entre los 13 y los 23 años en tres fases que abarcaron un intervalo de seis años (1995-2001). En cada una de esas fases, los porcentajes de violencia global sufrida a manos de sus parejas fueron ligeramente superiores para las mujeres (9,1%, 27,4% y 7,8%) que para los hombres (7,3%, 21,8% y 6,6%). Esos porcentajes abarcan tanto la violencia física como determinados tipos de violencia psíquica, incluida la insistencia en mantener relaciones sexuales. (Estados Unidos, 2009)

  71. Herrenkohl, T.I., Kosterman, R., Mason, W.A. y Hawkins, J.D. (2007): Youth violence trajectories and proximal characteristics of intimate partner violence  (Violence and Victims, vol. 22(3), págs. 259-274). Según los datos del Seattle Social Development Project, estudio longitudinal de 800 individuos cuyo seguimiento se ha realizado desde la edad escolar hasta los 24 años, el 25% de las mujeres y el 13% de los hombres declararon haber perpetrado violencia de pareja. (Estados Unidos, 2007)

  72. Hettrich, E.L. y O'Leary, K.D. (2007): Females' reasons for their physical aggression in dating relationships (Journal of Interpersonal Violence, 22(9), págs. 1131-1143). Estudio basado en las respuestas de 493 alumnas de psicología de una universidad de Nueva York. Aproximadamente, el 32% de las estudiantes que mantenían relaciones de pareja notificaron que habían perpetrado violencia física contra sus parejas y que lo habían hecho con más frecuencia que sus parejas masculinas. Se examinaron nueve tipos de agresión, de los cuales fueron más frecuentes en las mujeres los de “empujar o agarrar” (61% mujeres y 42% hombres), “abofetear” (45% m. y 10% h.) y “dar patadas, mordiscos o golpes” (35% m. y 14% h.); fueron más frecuentes en los hombres los de “tratar de retener físicamente” ( 24% m. y 44% h.), “forzar las relaciones sexuales” (4% m. y 7% h.) o “forzar el sexo oral” (1% m. y 7% h); y fueron similares para ambos sexos los de “ahogar” (2% m. y 3% h.), “dar una paliza” (2% m. y 2% h.) o “amenazar con cuchillo o pistola” (1% m. y 1% h.) (Estados Unidos, 2007)

  73. Hou, J., Yu, L., Ting, S.R., Sze, Y.T. y Fang, X. (2011): The Status and Characteristics of Couple Violence in China (Journal of Family Violence, vol. 26, págs. 81–92) – Estudio basado en los cuestionarios rellenos por 194 parejas casadas, con una duración media del matrimonio de 11,2 años, y edades comprendidas entre los 20 y los 59 años. Se midió la violencia física, psicológica y sexual perpetrada y sufrida en los 4 meses anteriores. Considerados conjuntamente los tres tipos de violencia, el 50,8% de las esposas se declararon perpetradoras, y el 49,7% de ellas se declararon víctimas; porcentajes que fueron del 49,2% y del 53% en el caso de los maridos. Si se considera exclusivamente la violencia física, el 29,4% de las mujeres se declararon perpetradoras, y el 22,0% de ellas se declararon víctimas; esos porcentajes fueron del 24,6% y del 25,8% para los maridos. Por otra parte, el 12,2% de las esposas y el 6,7% de los maridos se declararon perpetradores de violencia física unilateral; y el 5,7% de las esposas y el 10,3% de los maridos se declararon víctimas de ese tipo de violencia (página 87). (China, 2011)

  74. Jain, S.; Buka, S.L.; Subramanian, S.V.; y Molnar, B.E. (2010): Neighborhood Predictors of Dating Violence Victimization and Perpetration in Young Adulthood: A Multilevel Study (American Journal of Public Health, vol. 100, nº 9, 1737-1744) – Según el resumen de este estudio, basado en datos longitudinales del Project on Human Development in Chicago Neighborhoods correspondientes a 633 jóvenes de 13 a 19 años, los niveles de violencia de pareja perpetrada por las chicas (38%) fueron muy superiores a los niveles de violencia de pareja perpetrada por los chicos (19%) (Estados Unidos, 2010)

  75. Kan, Marni L.; Feinberg, Mark E.: Measurement and Correlates of Intimate Partner Violence Among Expectant First-Time Parents ( Violence and Victims, Vol. 25, Nº 3, 2010 , pp. 319-331) – Estudio aplicado a 169 parejas heterosexuales convivientes que, en el momento en que respondieron al cuestionario, esperaban a su primer hijo. Com promedio, las edades eran de 28 años para las mujeres y 29 años para los hombres, y la duración media de la gestación eran 22 semanas. Se midió la violencia contra la pareja perpetrada durante los doce últimos meses. "En total, el 29,8% de las mujeres y el 17,3% de los hombres perpetraron algún tipo de violencia durante el pasado año (el 10,1% de las mujeres y el 7,7% de los hombres perpetraron violencia grave) y, como promedio, las mujeres y los hombres perpetraron 2,60 y 1,55 actos violentos al año, respectivamente" (pág. 325). (Estados Unidos, 2010)

  76. Kar, H.L., O’Leary, K.D. (2010): Gender Symmetry or Asymmetry in Intimate Partner Victimization? Not an Either/Or Answer (Partner Abuse, Vol. 1, Nº 2, 152-168) – Estudio especialmente merecedor de atención por la muestra y la metodología utilizadas. En él participaron 453 parejas seleccionadas mediante marcado telefónico aleatorio que cumplían los criterios de vida en común durante un año, como mínimo y tener un hijo de 3 a 7 años de edad. Para dar máxima validez a las respuestas, los cuestionarios se rellenaron anónimamente y la relación entre los cuestionarios de ambos cónyuges se estableció mediante un número aleatorio asignado a cada pareja. Hombres y mujeres declararon niveles similares de victimización por violencia física: el 29,8% de los hombres y el 28,5% de las mujeres se declararon víctimas de agresiones físicas por sus parejas durante el año anterior. En cambio, los hombres sufrieron agresiones graves en mayor proporción (12,6%) que las mujeres (7,3%). En cuanto a la unilateralidad o bidireccionalidad de las agresiones en general, el 59% de las parejas violentas declararon que las agresiones eran recíprocas; y el 19% de las mujeres y el 21% de los hombres se declararon víctimas de agresiones no recíprocas. En cambio, los niveles de victimización por violencia grave unilateral fueron mucho mayores en los hombres (50%) que en las mujeres (23%), al tiempo que los niveles de violencia grave recíproca fueron del 27%. En lo que respecta a las lesiones sufridas, los niveles declarados fueron similares para hombres (27,4%) y mujeres (27,9%), aunque dentro del grupo de víctimas de lesiones, declararon lesiones graves más mujeres (27%) que hombres (12,2%). En cuanto a la bidireccionalidad de las lesiones, 26 participantes (13 parejas) declararon lesiones recíprocas, y 28 hombres y 24 mujeres declararon haber sufrido lesiones no recíprocas. (Estados Unidos, 2010)

  77. Kaukinen, C, Gover, A.R. y Hartman, J.L. (2012): College Women’s Experiences of Dating Violence in Casual and Exclusive Relationships (American Journal of Criminal Justice, Vol. 37, Nº 2, pp. 146-162) - Datos obtenidos a partir de una submuestra del estudio “Family and Relationship Experiences and Attitudes among College Students” (Gover, A.R., Kaukinen, C. y Fox, K.A., 2008, véase más arriba), integrada por 546 mujeres, en el que se examina, entre otros aspectos, la coincidencia de los comportamientos de perpetración y victimización en el caso de las mujeres. En conjunto, el 39% de las mujeres perpetraron violencia física contra sus parejas, mientras que el 27% de las mujeres fueron víctimas de violencia física en la pareja durante los 12 meses anteriores a la encuesta. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, la categoría más frecuente en las mujeres de la submuestra es la de víctima y perpetradora (24,5%), seguida de la categoría “sólo perpetradora” (14,5%), mientras que la categoría “sólo víctima” es la más rara (2,6%). (Estados Unidos, 2012)

  78. Keiley, M.K., Keller, P.S. y El-Sheikh, M. (2009): Effects of Physical and Verbal Aggression, Depression, and Anxiety on Drinking Behavior of Married Partners: A Prospective and Retrospective Longitudinal Examination (Aggressive Behavior, Vol. 35, págs. 296–312 (2009)) - Los datos de este trabajo proceden de un estudio longitudinal aplicado a 195 parejas, casadas desde hacía 16 años, como promedio. Entre las dos fases del estudio transcurrió un intervalo de dos años y medio, y en ambas fases se aplicó el mismo cuestionario sobre consumo de alcohol, conflictos familiares y bienestar de los hijos. En lo que respecta a los conflictos familiares, se preguntó a ambos miembros de la pareja sobre la violencia de pareja perpetrada por ellos y por sus cónyuges durante el año inmediatamente anterior a la aplicación de la encuesta. Según los resultados globales cruzados, el 26% de las mujeres y el 14% de los hombres habían perpetrado violencia física contra sus parejas durante ese año. (Estados Unidos, 2009)

  79. Kerley, K.R., Xu, X., Sirisunyaluck, B. y Alley, J.M. (2010): Exposure to Family Violence in Childhood and Intimate Partner Perpetration or Victimization in Adulthood: Exploring Intergenerational Transmission in Urban Thailand (Journal of Family Violence, Vol. 25, Nº 3, pp 337-347) – Estudio basado en una muestra de 816 mujeres (de una edad media de 39 años) para determinar la influencia de los antecedentes familiares en los actuales niveles de violencia perpetrada y sufrida en la pareja. El período abarcado fueron los doce meses inmediatamente anteriores a la aplicación de la encuesta. Las mujeres entrevistadas se declararon perpetradoras en porcentajes del 66,33% para la violencia psicológica y del 39,60% para la violencia física; y víctimas en porcentajes del 62,67% para la violencia psicológica y del 34,80% para la violencia física. (Tailandia, 2009)

  80. Kershaw, C., Nicholas, S. y Walker, A. (2008): Crime in England and Wales 2007/08 (Home Office Statistical Bulletin) - En ese informe general de la prestigiosa encuesta del Home Office, publicado en julio de 2008, se indica que los datos más fiables sobre violencia doméstica son los obtenidos mediante cuestionario autocompletado en ordenador, en lugar de las entrevistas personales utilizadas para el resto de la encuesta, y se anuncia el análisis de esos datos en un futuro informe (pág. 67). Utilizamos, por lo tanto, los datos de ese segundo informe titulado Homicides, Firearm Offences and Intimate Violence 2007/08 (David Povey (Ed.), Kathryn Coleman, Peter Kaiza y Stephen Roe), publicado a comienzos de 2009. En el cuadro 3.02 se resumen los datos relativos a la violencia de pareja, según los cuales, los porcentajes de violencia física total sufrida durante los doce meses anteriores fueron del 2,2% para las mujeres y del 2% para los hombres, al tiempo que los porcentajes de violencia física grave sufrida en ese período fueron del 1,5% para las mujeres y del 1,4% para los hombres. (Reino Unido, 2009)

  81. Kim-Godwin, Y.S., Clements, C., McCuiston, A.M. y Fox, J.A. (2009): Dating Violence Among High School Students in Southeastern North Carolina (Journal of School Nursing, 2009, vol. 25 Nº 2, págs. 141-151) - Estudio basado en los datos de la Youth Risk Behavior Survey (YRBS) de 2005 y 2007 relativos a sendas muestras de 375 y 372 alumnos de secundaria de 13 a 18 años. Entre otros aspectos, se estudió la violencia de pareja sufrida durante los doce meses anteriores. En 2005, el 15% de los chicos y el 8% de las chicas declararon haber sido agredidos físicamente por sus parejas. En cambio, en 2007, el 9,7% de los chicos y el 15,6% de las chicas declararon haber sido agredidos físicamente por sus parejas. Los niveles de violencia sexual (definida como "haber sido forzado físicamente a tener relaciones sexuales cuando no quería") fueron similares para ambos sexos (en torno al 10%) en las dos evaluaciones. (Estados Unidos, 2009)

  82. Lawrence, E.; Yoon, J; Langer, A.; Ro, E.(2009): Is Psychological Aggression as Detrimental as Physical Aggression? The Independent Effects of Psychological Aggression on Depression and Anxiety Symptoms (Violence and Victims, Volume 24, Number 1, 2009 , pp. 20-35(16)) – Muestra de 103 parejas de recién casados a los que se evaluó cuatro veces durante los tres primeros años de matrimonio. Como promedio, maridos y esposas declararon niveles moderados de violencia psíquica, y no se constataron diferencias en función del sexo respecto de las tasas de prevalencia o los niveles de victimización. En cuanto a la violencia física, el 44% de los maridos y el 52% de las esposas emprendieron agresiones contra sus parejas. (Estados Unidos, 2009)

  83. Le Franc E., Samms-Vaughan M., Hambleton I., Fox K. y Brown D. (2008): Interpersonal violence in three Caribbean countries: Barbados, Jamaica, and Trinidad and Tobago (Rev Panam Salud Publica. 2008;24(6), 409–21). Estudio aplicado a una muestra de 3.401 individuos de 15 a 30 años de edad de tres países caribeños: Barbados, Jamaica, y Trinidad y Tabago. En cada uno de esos países, las tasas respectivas de victimización declarada por violencia física en la pareja fueron del 50%, del 45,3% y del 45,2% para las mujeres, y del 44,7%, del 40,4% y del 47,7% para los hombres, y estos parecen los resultados más visibles del estudio. Sin embargo, si se tienen también en cuenta las declaraciones sobre agresiones perpetradas y se cruzan las declaraciones de hombres y mujeres sobre la violencia perpetrada y recibida (cuadro 6), los hombres víctimas de agresiones físicas de pareja en cada uno de esos países fueron el 49,3%, el 46,4% y el 47,9%; y las mujeres víctimas de agresiones físicas de pareja en cada uno de esos países fueron el 49,4%, el 42,6% y el 45,1%. Es decir, si se hace un nuevo promedio global de los tres países, el 47,8% de los hombres y el 45,7 de las mujeres sufrieron agresiones. (Barbados, Jamaica, y Trinidad y Tabago, 2008)

  84. Leisring, P.A. (2012): Physical and Emotional Abuse in Romantic Relationships: Motivation for Perpetration Among College Women (Journal of Interpersonal Violence, DOI: 10.1177/0886260512468236) – Estudio basado en una muestra de 348 universitarias heterosexuales, de 18,8 años de edad, como promedio. De ellas, el 30% declararon haber perpetrado agresiones físicas leves y el 6% agresiones físicas graves contra sus parejas, con resultado de lesiones en el 2,9% de los casos. A su vez, el 23% se declararon víctimas de agresiones físicas leves y el 5% se declararon víctimas de agresiones físicas graves a manos de sus parejas, con resultado de lesiones en el 6,6% de los casos. Por otra parte, el 38,7% de las mujeres nunca habían sido agredidas físicamente por sus parejas y, por lo tanto, eran agresoras unilaterales. En cuanto a los motivos de la violencia física perpetrada, los más frecuentes para perpetrar violencia física, tanto grave como leve, fueron la cólera, la respuesta al daño emocional, la incapacidad para expresarse verbalmente, el estrés, la necesidad de atraer la atención de la pareja, o los celos. Sólo el 4,8% de las mujeres alegaron la autodefensa como motivo para perpetrar agresiones físicas, tanto leves como graves. (Estados Unidos, 2012)

  85. Levesque, C., Lafontaine, M-F, Bureau, J-F, Cloutier, P. y Dandurand, C. (2010): The Influence of Romantic Attachment and Intimate Partner Violence on Non-Suicidal Self-Injury in Young Adults (Journal of Youth and Adolescence (2010) vol. 39, nº 5, 474–483) – Se estudia la relación entre la violencia sufrida en la pareja y los pensamientos de suicidio en una muestra de 537 alumnos universitarios de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años (edad media: 19,4 años; duración media de la relación de pareja: 1,3 años). Sufrieron agresiones a manos de sus parejas el 24,7% de los hombres y el 16,9% de las mujeres. (Canadá, 2010)

  86. Lussier, P. ; Farrington, D.P.; y Moffitt, T.E. (2009): Is the Antisocial Child Father of the Abusive Man?: A 40-Year Prospective Longitudinal Study on the Developmental Antecedents of Intimate Partner Violence (Criminology, vol. 47, nº 3, 741-780) – Estudio basado en los datos del Cambridge Study in Delinquent Development, encuesta longitudinal aplicada a 411 varones de Londres (Inglaterra). La muestra se constituyó en 1961-1962, cuando sus integrantes tenían 8 años de edad, y fue objeto de seguimiento a los 10, 14, 16, 18, 21, 25, 32 y 48 años de edad. El actual estudio se basa en los datos obtenidos respecto de 202 individuos de la muestra inicial que, a los 48 de edad, convivían con una pareja femenina. Los datos sobre violencia doméstica fueron proporcionados por las mujeres que convivían con esos 202 hombres y declararon sobre la violencia perpetrada por ambos miembros de la pareja durante los cinco últimos años. El 22% de las mujeres se declararon víctimas de violencia física leve, y el 7% se declararon víctimas de violencia física grave. En cambio, el 31% de las mujeres se declararon perpetradoras de violencia física leve, y el 10 % se declararon perpetradoras de violencia física grave. (Reino Unido, 2009)

  87. Lysova, A.V. (2007): Dating Violence in Russia (Russian Education & Society, v49 n4 p43-59 Apr 2007) Estudio realizado en 2004 en tres universidades de Rusia (Vladivostok, Barnaul y San Petersburgo). Se midió la violencia psíquica, física y sexual y las lesiones resultantes. Las diferencias entre hombres y mujeres resultaron estadísticamente significativas, con un nivel muy superior de violencia perpetrada por las mujeres (38%) en comparación con los hombres (21%). (Rusia, 2007)

  88. Lysova, A.V. y Hines, D.A. (2008): Binge drinking and violence against intimate partners in Russia (Aggressive Behavior 34:1-12, 2008) – Los datos resultantes del estudio de una muestra de 500 alumnos (58% de mujeres) de cuatro universidades rusas mostraron diferencias por sexos en los niveles de violencia de pareja. En concreto, más mujeres que hombres perpetraron violencia de pareja, y la asociación entre ebriedad y perpetración de violencia de pareja fue más estrecha en las alumnas que en los alumnos (Rusia, 2008)

  89. Machado, C., Caridade, S. y Martins, C. (2010): Violence in Juvenile Dating Relationships Self-Reported Prevalence and Attitudes in a Portuguese Sample (Journal of Family Violence, DOI 10.1007/s10896-009-9268-x, julio de 2009) - Estudio de la violencia de pareja realizado sobre una muestra nacional de 4.667 participantes de edades comprendidas entre los 13 y los 29 años. Los datos se reunieron en ocho universidades, 12 institutos de enseñanza media y 16 escuelas profesionales. En lo que respecta a la violencia física total, los porcentajes cruzados de perpetración y victimización arrojan tasas de perpetración de violencia más altas en las mujeres (55,2%) que en los hombres (44,8%), si bien los porcentajes de perpetración de violencia física grave son más altos en los hombres (53,2%) que en las mujeres (46,8%). Las autoras concluyen: "Más mujeres que hombres declaran maltrato (general, emocional y físico) sobre sus parejas, y el género (femenino) se presenta como un predictor significativo de perpetración de violencia". (Portugal, 2009)

  90. MacLeod, P. y Page, L. (2010): 2009/10 Scottish Crime and Justice Survey: Partner Abuse (Scottish Government Social Research, 2010) – La Scottish Crime and Justice Survey (SCJS) se basa en los datos obtenidos mediante entrevistas personales a 16.000 personas mayores de 16 años en hogares privados de Escocia. Como casi todas las encuestas oficiales, también ésta pregunta por la violencia de pareja sufrida a lo largo de toda la vida y durante los últimos doces. En otra publicación hemos explicado el fenómeno de "distorsión de los recuerdos inducida por el contexto cultural" en virtud del cual hombres y mujeres declaran, en general, niveles similares de violencia para los doces últimos meses, mientras que los niveles declarados por las mujeres suelen ser muy superiores cuando el período abarcado es toda la vida. Como estadísticamente ambas cosas no pueden ser verdad, ya que el todo debe ser igual a la suma de las partes, siempre hemos considerado más fiables las declaraciones sobre períodos mejor acotados en el tiempo y más cercanos en el recuerdo. La presente encuesta también parece sujeta a ese fenómeno de distorsión, ya que los niveles de victimización por violencia física de pareja declarados por las mujeres (14%) son muy superiores a los declarados por los hombres (9%) cuando el período abarcado es toda la vida (cuadro A1.1); mientras que los niveles de violencia física declarados por mujeres (2%) y hombres (2%) son idénticos cuando se refieren a los doce últimos meses (cuadro A1.2). (Reino Unido, 2010)

  91. Mair, C., Cunradi, C.B. y Todd, M. (2012): Adverse childhood experiences and intimate partner violence: testing psychosocial mediational pathways among couples (Annals of Epidemiology xxx (2012) 1-8) – Datos procedentes de una muestra de 1.861 parejas casadas o en cohabitación, de edades comprendidas entre los 18 y los 50 años (promedio: 41,8 años), geográficamente representativa de la población urbana de California (Community Health Study of Couples). Durante los 12 meses anteriores, la prevalencia de las agresiones de los hombres contra las mujeres fue del 7%; y la prevalencia de las agresiones de las mujeres contra los hombres fue del 10%. (Estados Unidos, 2012)

  92. Marie, D., Fergusson, D.M. y Boden, J.M. (2008): Ethnic identity and intimate partner violence in a New Zealand birth cohort (Social Policy Journal Of New Zealand, nº 33 - marzo 2008) – Estudio longitudinal aplicado a una muestra de individuos nacidos en Christchurch (Nueva Zelandia) en 1977. Los participantes de etnia maorí declararon mayores niveles de violencia de pareja. Hombres y mujeres declararon niveles similares tanto de perpetración como de victimización, y los resultados fueron similares para ambos sexos tanto dentro del grupo maorí como fuera de ese grupo. (Nueva Zelandia, 2008)

  93. Masho, S. y Hamm, C.M. (2007): Determinants of physical dating violence victimization among high school adolescents in the United States (Saba Masho y Candace M. Hamm) (Documento presentado en la 135ª reunión anual de la American Public Health Association, 7 de noviembre de 2007) - Para realizar este análisis se utilizaron los datos de la 2005 National Youth Risk Behavior Survey, cuya muestra consistió en 6.951 alumnos y 6.807 alumnas de los grados 9 a 12. Las tasas de prevalencia de violencia física en la pareja son similares para chicos (9%) y chicas (9,2%). (Estados Unidos, 2007)

  94. Menesini, E. y Nocentini, A. (2008): Comportamenti aggressivi nelle prime esperienze sentimentali in adolescenza (Giornale Italiano di Psicologia / a. xxxv, n. 2, 407-432) – Estudio basado de una muestra de 1.068 alumnos de secundaria de la Toscana (Italia). En sus primeras experiencias sentimentales, los niveles de perpetración de violencia física ocasional fueron similares para chicos y chicas (17,3%), y los de violencia física grave fueron más elevados para los chicos (16,8%) que para las chicas (12%). En cuanto a la victimización, los niveles violencia física ocasional declarados por los chicos (17,4%) fueron algo superiores a los declarados por las chicas (15,6%), y los niveles de violencia física grave sufridos por los chicos (15,4%) también fueron superiores a los declarados por las chicas (11,7%). (Italia, 2008)

  95. Messinger, A.M., Davidson, L.L. y Rickert, V.I. (2010): IPV Among Adolescent Reproductive Health Patients: The Role of Relationship Communication (Journal of Interpersonal Violence, junio 2010, vol. 26, no. 9, 1851-1867) – En este estudio se analizan las respuestas de 618 mujeres de 15 a 24 años, pacientes de un centro de salud reproductiva, que declaran, mediante encuesta anónima, sobre la violencia violencia perpetrada por ellas y por sus parejas masculinas durante el último año. En lo que respecta a la violencia física, el 32% de las mujeres y el 22% de los hombres agredieron físicamente a su pareja durante el año anterior. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, la modalidad más frecuente fueron las agresiones físicas bidireccionales (n=120); la segunda modalidad más frecuente fue la violencia unilateral de la mujer (n=76), seguida, en último lugar, por la violencia unilateral del hombre (n=16) (Estados Unidos, 2010)

  96. Milletich, R.J., Kelley, M.L., Doane, A.N. y Pearson, M.R. (2010): Exposure to Interparental Violence and Childhood Physical and Emotional Abuse as Related to Physical Aggression in Undergraduate Dating Relationships (Journal of Family Violence, vol. 25, págs. 627–637) – Estudio basado en una muestra de 703 universitarios (edad media: 19,5 años) de Virginia (EE.UU.). "El 16,1% de los hombres y el 40,3% de las mujeres se declararon perpetradores de uno o varios actos de agresión física contra su pareja actual o más reciente durante el último año. Asimismo, el 31,2% de los hombres y el 25,7% de las mujeres se declararon víctimas de agresiones de su pareja actual o más reciente durante el último año" (pág. 630). (Estados Unidos, 2010)

  97. Muñoz-Rivas, M.J., Andreu Rodríguez, J.M., Graña Gómez, J.L., O’Leary, D.K. y González, M.P. (2007): Validación de la versión modificada de la Conflicts Tactics Scale(M-CTS) en población juvenil española (Psicothema, 2007. Vol. 19, nº 4, pp. 693-698) - Estudio realizado para analizar las propiedades psicométricas de la versión modificada de la Conflicts Tactics Scale (M-CTS) y validar su adecuación en población española. La muestra estuvo compuesta por 5.355 jóvenes españoles pertenecientes a la Comunidad de Madrid, con edades comprendidas entre los 16 y los 26 años. En el desglose de datos del cuadro 2 se observan niveles similares de violencia psicológica y física para ambos sexos. En ítems como golpear, patear o dar una paliza no se encuentran diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres. (España, 2007)

  98. Muñoz-Rivas, M.J.; Gámez-Guadix, M.; Graña, J.L.; y Fernández, L. (2010): Violencia en el noviazgo y consumo de alcohol y drogas ilegales entre adolescentes y jóvenes españoles (Adicciones, 2010, Vol. 22, Núm. 2, págs. 125-134) – Estudio aplicado a una muestra de 1.282 estudiantes de Madrid, de una edad media de 17,2 años y en relación de noviazgo heterosexual en el momento de la evaluación. En cuanto a la violencia contra la pareja actual, 37% de los varones y el 46% de las mujeres perpetraron agresiones físicas, y el 90% de los varones y el 94,8% de las mujeres perpetraron agresiones psicológicas. (España, 2010)

  99. Muñoz-Rivas, M.J., Graña, J.L., O’Leary, K.D. y González, M.P. (2007): Aggression in adolescent dating relationships: prevalence, justification, and health consequences (Journal of Adolescent Health, 40 (4), págs. 298-304). En una muestra representativa de 2.416 jóvenes españoles de ambos sexos 16 a 20 años se constatan niveles más elevados de agresión física grave en los hombres (4.6% vs. 2.0%). Mientras que las mujeres declaran haber atacado a sus parejas bajo la influencia de estados emocionales de intensa cólera (22.4% vs. 13.9%), los hombres declaran haberlo hecho en respuesta a agresiones sufridas (13.0% vs. 6.6%). (España, 2007)

  100. Nabors, E.L. (2009): Drug Use and Intimate Partner Violence Among College Students: An In-Depth Exploration (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509340543) - Estudio sobre la relación entre el consumo de drogas y las violencia de pareja, basado en los datos del Relationship Characteristics Study aplicado a una muestra de 1.938 universitarios de Florida en 2001. Tanto los niveles de consumo de drogas como de perpetración de violencia de pareja fueron similares para ambos sexos; más concretamente, el 31,6% de las alumnas y el el 27,8% de los alumnos habían agredido físicament a sus parejas durante los doce meses anteriores a la aplicación de la encuesta. (Estados Unidos, 2009)

  101. Nabors, E.L. y Jasinski, J.L. (2009): Intimate Partner Violence Perpetration Among College Students: The Role of Gender Role and Gendered Violence Attitudes (Feminist Criminology, 2009; vol. 4; nº 1; págs. 57-82) - Los datos utilizados en este proyecto proceden del Longitudinal Study of Violence Against Women: Victimization and Perpetration Among College Students in a State-Supported University in the United States, 1990-1995, aplicado a una muestra de 1.580 mujeres y 851 hombres, con cinco mediciones realizadas a lo largo de cuatro años. Se formularon dos preguntas sobre violencia leve (arrojar objetos, agarrar y empujar) y otras dos sobre violencia más grave (golpear y golpear con objetos). El 30% de las mujeres y el 18% de los hombres se declararon perpetradores de violencia contra sus parejas. Las autoras consideran que este mayor predominio de violencia femenina se debe a que sólo se midieron actos de violencia de poca gravedad. (Estados Unidos, 2009)

  102. National Research Institute of Legal Policy, Self-reported juvenile delinquency in Finland 1995–2008 (Research Report No. 246, Helsinki 2009) - En el estudio se valoran, entre otros aspectos, las experiencias de violencia de pareja en adolescentes, sobre una muestra de 5.836 individuos. En conjunto, los chicos declaran niveles de victimización muy superiores a las chicas. El 9% de los chicos y el 2% de las chicas declaran haber sido golpeados con el puño o el pie, o con objetos duros, por sus parejas. El 22% de los chicos y el 6% de las chicas declaran haber sido abofeteados por sus parejas. (Finlandia, 2009)

  103. Newman, B.S. y Campbell, C. (2010): Intimate Partner Violence Among Pregnant and Parenting Latina Adolescents (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, no. 13, 2635-2657) – Datos basados en una muestra de 73 jóvenes embarazadas o madres, cuyas declaraciones abarcaron tanto la violencia física leve (56,2%) o grave (39,7%) perpetrada contra sus parejas como la violencia física leve (39,7%) o grave (20,5%) sufrida a manos de sus parejas. Aparte de perpetrar mayores tasas de violencia física, las mujeres causaron más lesiones leves (20,5%) que sus parejas (13,7%), aunque sufrieron más lesiones graves (4,1%) que sus parejas (1,4%). En cuanto a la reciprocidad de la violencia física, el 31% de las agresiones de mujeres contra los hombres fueron unilaterales, sin que la pareja masculina ejerciese ningún tipo de respuesta violenta. Asimismo, más mujeres se declararon perpetradoras de agresiones leves (56%) o graves (40%) que víctimas de agresiones leves (40%) o graves (21%) perpetradas por sus parejas. (Estados Unidos, 2010)

  104. O’Donnell, L., Stueve, A. y Myint-U, A. (2009): Parenting and Violence Toward Self, Partners, and Others Among Inner-City Young Adults (American Journal of Public Health, 2009, Vol. 99, Nº 12, págs. 2255-2260) - Estudio longitudinal basado en las declaraciones realizadas en 2005-2007 por una muestra de 990 jóvenes adultos constituida en 1995, cuando los entrevistados cursaban enseñanza secundaria, en el marco del Reach for Health Study de Nueva York. La edad media de los entrevistados fue de 23,5 años. El 19,2% de los hombres se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas, en comparación con el 17.1% de las mujeres. (Estados Unidos, 2009)

  105. O’Leary, K.D., Smith Slep, A.M., Avery-Leaf, S. y Cascardi, M. (2008): Gender differences in dating aggression among multiethnic high school students (Journal of Adolescent Health; 42 (5):473-9) – Participaron en la encuesta 2.363 alumnos de siete centros multiétnicos de enseñanza secundaria. Se midió la violencia perpetrada y sufrida en las relaciones de pareja. En cuanto a la violencia física, las chicas se declararon perpetradoras en mayor porcentaje (40%) que víctimas (30%); en cambio, los chicos declararon menores niveles de perpetración (24%) que de victimización (31%). Asimismo, en las chicas, las tasas de perpetración no recíproca fueron superiores a las tasas de victimización no recíproca; en los chicos, ocurrió lo contrario. El porcentaje de lesiones sufridas fue similar para ambos sexos (25%). (Estados Unidos, 2008)

  106. O’Leary, K.D., Tintle, N., Bromet, E.J. y Gluzman, S.F. (2008): Descriptive epidemiology of intimate partner aggression in Ukraine (Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology, 2008) - Se entrevistó a 558 hombres y 558 mujeres casados. Más mujeres que hombres se declararon víctimas de agresiones por sus parejas durante el año anterior (12.7% vs. 5.8%) o durante su matrimonio (20.1% vs. 8.6%) (Ucrania, 2008)

  107. Oliveira JB, Lima MCP, Simão MO, Cavariani MB, Tucci AM, Kerr-Corrêa F.: Violência entre parceiros íntimos e álcool: prevalência e fatores associados. Rev Panam Salud Publica. 2009;26(6):494–501- Estudio aplicado a una muestra de 1.631 hombres y mujeres del Brasil de todas las edades en el que se les preguntó por la violencia perpetrada o sufrida durante los dos últimos años. Los autores prefieren utilizar como tasas de violencia resultante las correspondientes a la violencia sufrida por mujeres (6,1%) y hombres (4,3%). Sin embargo, si se cruzan los resultados de la violencia de perpetración y de victimización declarada por ambos sexos, los hombres sufren el 4,9% de las agresiones, y las mujeres 5,5%. (Brasil, 2009)

  108. Olshen, E., McVeigh, K.H., Wunsch-Hitzig, R.A. y Rickert, V.I. (2007): Dating Violence, Sexual Assault, and Suicide Attempts Among Urban Teenagers (Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine;161:539-545) Análisis secundario de la 2005 Youth Risk Behavior Survey aplicada en la ciudad de Nueva York a una muestra de 8.080 estudiantes de edades superiores a 14 años. El 10,6% de las chicas y el 9,5% de los chicos declararon que habían sufrido violencia de pareja durante el año anterior. (Estados Unidos, 2007)

  109. Organización Panamericana de la Salud (2010): El brindis infeliz: el consumo de alcohol y la agresión entre parejas en las Américas (Publicación Cientifica Nº 631) – En este libro se recojen diez estudios realizados en otros tantos países del continente americano como contribución al proyecto GENACIS (en el que, en febrero de 2008, participaban 47 países de todo el mundo). En esos estudios se explora la relación entre el consumo de alcohol y la violencia física en la pareja, y en todos ellos se utiliza una metodología común. Aunque en casi todos ellos se adopta un enfoque feminista y se parte postulados de mayor victimización femenina, las tasas de violencia registrada son similares para ambos sexos. En contraste con la mayoría de estudios sobre violencia en la pareja, que arrojan niveles también similares de atención médica para ambos sexos, es llamativo el porcentaje notablemente mayor de mujeres que de hombres que buscaron atención médica. En cambio, en lo que respecta a la unilateralidad o reciprocidad de las agresiones, se confirman los resultados de mayor frecuencia de la violencia unilateral femenina predominantes en la bibliografía especializada. Los resultados obtenidos en cada uno de esos díez países son los siguientes:

    • Argentina: El consumo de alcohol y la agresión física en la pareja en la provincia y ciudad de Buenos Aires (Myriam I. Munné) -Muestra: 1.000 mujeres y hombres de entre 18 y 65 años de edad. Más hombres (14,5%) que mujeres (9,4%) informaron ser víctimas de agresión física por parte de su pareja, y porcentajes similares de mujeres (8,4%) y hombres (8,2%) se declararon agresores. De los que notificaron haber estado involucrados en cualquier agresión, el 47,6% de los hombres y el 36,7% de las mujeres informaron haber sido sólo víctimas; el 7,9% de los hombres y el 29,1% de las mujeres notificaron haber sido sólo agresores; y el 44,4% de los hombres y el 34,2% de las mujeres notificaron agresiones recíprocas. Entre quienes notificaron alguna agresión física de su pareja, cuatro mujeres (de 52) y ningún hombre (de 56) notificaron haber buscado atención médica después del incidente.

    • Belice: El consumo de alcohol y la agresión física en la pareja (Claudina E. Cayetano y Kathryn Graham) - Muestra: 1.990 familias (2.074 mujeres y 1.911 hombres). El 4,4% de las mujeres y el 3,1% de los hombres se declararon víctimas de agresiones perpetradas por sus parejas. Un porcentaje considerablemente mayor de mujeres que de hombres indicaron que habían recibido palizas (23,3%, en contraste con 5,1%) y un porcentaje considerablemente mayor de hombres (15,3%) que de mujeres (2,2%) notificaron actos de otro tipo (que incluían patadas, golpes y agresión con un arma).

    • Brasil: El alcohol y la agresión física en la pareja en el área metropolitana de São Paulo (Florence Kerr-Corrêa, Janaina Barbosa de Oliveira, Maria Cristina Pereira Lima, Adriana Marcassa Tucci, Maria Odete Simão, Mariana Braga Cavariani y Miriam Malacize Fantazia) - Se entrevistó a 2.083 individuos. Se declararon víctimas de agresiones físicas a manos de sus parejas el 5,5% de las mujeres y el 4,1% de los hombres, y se declararon perpetradores de agresiones físicas el 4,4% de las mujeres y el 3,5% de los hombres. Entre los que notificaron agresión física en la pareja, el 38,4% de los hombres y 37,8% de las mujeres fueron tanto víctimas como agresores; el 39% de las mujeres y 36,3% de los hombres fueron víctimas únicamente; y 23,3% de las mujeres y 25,3% de los hombres fueron sólo agresores. Un mayor porcentaje de mujeres víctimas (19,6%) que de hombres víctimas (4,5%) notificó haber buscado atención médica inmediatamente después del incidente o al día siguiente.

    • Canadá: El alcohol y la agresión física en la pareja en las 10 provincias (Kathryn Graham y Sharon Bernards) - La encuesta GENACIS, efectuada en Canadá entre enero de 2004 y marzo de 2005, incluyó una muestra de 14.063 canadienses (6.009 hombres y 8.054 mujeres) de 18 a 76 años de edad. Los hombres declararon haber sufrido mayores niveles de violencia física por una pareja del sexo opuesto en los dos años anteriores (7,2%) que las mujeres (5,3%) y, a la inversa, las mujeres declararon que habían agredido físicamente a su pareja en mayor proporción(5,7%) que los hombres (3,4%). Dentro del subgrupo que declaró alguna agresión física en la pareja, un porcentaje similar de hombres y mujeres informaron haber sido tanto víctimas como agresores (27,6% de los hombres y 25,4% de las mujeres). Sin embargo, un porcentaje mayor de hombres que de mujeres indicaron que sólo habían sido víctimas (60,1% contra 36,5%), mientras que una proporción mayor de mujeres que de hombres dijeron que sólo habían sido agresoras de su pareja (38,1% contra 12,3%). En cambio, una proporción significativamente mayor de mujeres víctimas (11,2%) que de hombres víctimas (3,4%) buscó atención médica después del incidente, y un porcentaje mayor de agresores (5,4%) que de agresoras (1,7%) informó que su pareja buscó atención médica después del incidente.

    • Costa Rica: El alcohol y la agresión física en la pareja en la Gran Área Metropolitana de San José (Julio Bejarano) - La muestra estuvo integrada por 416 hombres y 857 mujeres. Los niveles de violencia fueron similares para ambos sexos: el 7,1% de las mujeres y el 6,5% de los hombres se declararon víctimas de agresiones perpetradas por sus parejas; y el 5,3% de las mujeres y el 5% de los hombres se declararon perpetradores de agresiones contra sus parejas. En cuanto al aspecto de reciprocidad, los porcentajes de hombres y las mujeres que indicaron que habían estado involucrados en un acto de agresión física en la pareja también fueron similares en cuanto a los porcentajes que señalaron que habían sido víctimas y agresores (21,1% y 23,5%, respectivamente), sólo víctimas (47,4% y 47,1%, respectivamente) y sólo agresores (31,6% y 29,4%, respectivamente).

    • Estados Unidos: Estados Unidos: El alcohol y la agresión física en la pareja. Hallazgos en una muestra nacional de mujeres (Sharon C. Wilsnack, Richard W. Wilsnack y Arlinda F. Kristjanson) – Improcedente: sólo se midió la violencia perpetrada por los hombres.

    • México: El alcohol y la violencia física en la pareja en Ciudad Juárez, Monterrey, Querétaro y Tijuana (Martha Romero Mendoza, María Elena Medina Mora, Jorge Villatoro Velázquez, Clara Fleiz, Leticia Casanova y Francisco Juárez) - Los datos presentados en este capítulo fueron tomados de la Encuesta de hogares sobre Adicciones realizada entre octubre y diciembre de 2005 en cuatro ciudades mexicanas: Ciudad Juárez, Monterrey, Querétaro y Tijuana. La muestra estuvo integrada por 840 hombres y 896 mujeres, de 18 a 65 años de edad. La tasa de victimizacion femenina fue del 7,6%; la tasa de victimización masculina fue del 3,7%. El 19,6% de las mujeres víctimas buscaron atención médica y el 19,2% presentaron una denuncia, mientras que ninguno de los hombres víctimas dijo haber hecho alguna de estas dos cosas.

    • Nicaragua: El alcohol y la agresión en la pareja en Bluefields, Estelí, Juigalpa, León y Rivas (José Trinidad Caldera Aburto, Sharon Bernards y Myriam Munné) - La encuesta se llevó a cabo entre mayo y julio de 2005, mediante entrevistas en persona a 2.030 adultos (614 hombres y 1.416 mujeres) mayores de 18 años. Las tasas de victimización fueron del 6% para las mujeres y del 6,1% para los hombres; y las tasas de agresión fueron del 6,4% para las mujeres y del 6,1% para los hombres. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, de los que informaron haber experimentado incidentes de agresión física en la pareja, el 26,5% de los hombres y el 34,8% de las mujeres fueron únicamente víctimas; el 26,5% de los hombres y el 39,1% de las mujeres fueron únicamente agresores; y el 46,9% de los hombres y el 26,1% de las mujeres fueron tanto víctimas como agresores. Un porcentaje considerablemente más alto de mujeres (23,8%) que de hombres (8,3%), informó que había buscado atención médica de inmediato o al día siguiente.

    • Perú: El alcohol y la agresión física en la pareja en Lima y Ayacucho (Mariana Piazza) - En el estudio se usaron los datos obtenidos en entrevistas cara a cara realizadas a personas de entre 18 y 64 años de edad residentes en Lima (n = 1.110) y en Ayacucho (n = 421). En Lima, los porcentajes cruzados de las declaraciones de ambos sexos reflejan tasas de victimización similares en las mujeres (7,4%) y los hombres (8,1); mientras que si se cruzan los niveles declarados en Ayacucho, las tasas de victimización son más altas para las mujeres (16,3%) que para los hombres (11,3%). En cuanto a las personas que informaron haber sido tanto víctimas como agresores, entre las mujeres de Lima que informaron agresión en la pareja, 35,4% indicaron que sólo habían sido víctimas, 38,4% señalaron que sólo habían sido agresoras y 26,3% dijeron haber sido tanto víctimas y como agresoras. Entre los hombres de Lima, 36,8% indicaron que habían sido sólo víctimas, 26,3% señalaron que sólo habían sido agresores y 36,8% dijeron que habían sido tanto víctimas como agresores. En Ayacucho, en cambio, era más probable que las mujeres dijeran que habían sido sólo víctimas, mientras que era más probable que los hombres señalaran haber sido sólo agresores (mujeres: 50% sólo víctimas, 21,4% sólo agresoras, 28,6% víctimas y agresoras; hombres: 25% sólo víctimas, 41,7% sólo agresores, 33,3% víctimas y agresores). En Lima más víctimas femeninas (23,0%) que masculinas (3,6%) dijeron haber buscado atención médica en el momento de la agresión o al día siguiente. En Ayacucho buscaron atención médica aproximadamente el 13% de las mujeres víctimas.

    • Uruguay: El alcohol y la agresión física en la pareja en distintas ciudades (Raquel Magri, Hector Suárez y Laurita Regueira) - Durante mayo de 2004 se realizaron entrevistas a 1.000 personas (376 hombres y 624 mujeres) de 18 a 65 años de edad. Las tasas de victimización fueron similares para mujeres (6,6%) y hombres (6,9%), mientras que las tasas de agresión fueron más altas en las mujeres (6,1%) que en los hombres (4,5%). De los entrevistados que señalaron haber participado en algún incidente de violencia física en la pareja, el 34,5% de las mujeres y el 41,4% de los hombres fueron víctimas únicamente; el 29,3% de las mujeres y el 10,3% de los hombres fueron agresores únicamente; y el 36,2% de las mujeres y el 48,3% de los hombres fueron tanto víctimas como agresores. Una mayor proporción de mujeres víctimas (14,6%) que de hombres víctimas (3,9%) dijeron haber buscado atención médica después del incidente.

  110. Orpinas, P., Raczynski, K.A., Bandalos, D.L. y Reeves, P.M. (2007): Healthy Teens – Dating and dating violence among ninth graders: Student survey and teacher ratings (Documento presentado en la 135ª reunión anual de la American Public Health Association, 7 de noviembre de 2007) – Muestra integrada por 629 alumnos de institutos de secundaria de Georgia. En lo que respecta a la violencia física, se constataron mayores niveles de victimización en los chicos (61%); en cambio, las chicas declararon víctimas de violencia psíquica en mayor proporción (69%) (Estados Unidos, 2007)

  111. Outlaw, Maureen (2009): No One Type of Intimate Partner Abuse: Exploring Physical and Non-Physical Abuse Among Intimate Partners - (Journal of Family Violence, Vol. 24, Nº 4, pp 263-272) – Utilizando los datos de la encuesta sistematizada por Tjaden y Thoennes (1998), este estudio examina la prevalencia de diferentes tipos de maltrato no físico. Según esos datos, el maltrato no físico de pareja es más frecuente que el físico y no muestra diferencias significativas en función del sexo, como suele creerse. Hay datos concluyentes que demuestran que algunos tipos de maltrato no físico constituyen claros factores de riesgo de maltrato físico y violencia más frecuente contra quienes son ya víctimas de maltrato, pero tampoco estos datos son diferentes en función del sexo. (Estados Unidos, 2009)

  112. Palmetto, N., Davidson, L.L., Breitbart, V. y Rickert, V.I. (2013): Predictors of Physical Intimate Partner Violence in the Lives of Young Women: Victimization, Perpetration, and Bidirectional Violence (Violence and Victims, Vol. 28, Nº 1, pp. 103-121) - Participaron en el estudio 618 mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años (el 67% de ellas, mayores de 19 años) que acudieron como pacientes a un centro de salud reproductiva. Todas reunían el requisito de haber mantenido una relación de pareja heterosexual durante el año inmediatamente anterior. Mediante el instrumento Conflict in Adolescent Dating Relationships Inventory (CADRI) se preguntó a cada mujer por la frecuencia con que había sufrido o perpetrado una serie de comportamientos violentos en sus relaciones de pareja. El 31% de las encuestadas se declararon perpetradoras de violencia física contra sus parejas, y el 22% se declararon víctimas de violencia física perpetrada por sus parejas. En cuanto a la reciprocidad de las agresiones, el 3% se declararon únicamente víctimas, el 12% se declararon únicamente perpetradoras y el 19% declararon violencia recíproca en sus relaciones de pareja. (Estados Unidos, 2013)

  113. Panuzio, Jillian y DiLillo, David (2010): Physical, Psychological, and Sexual Intimate Partner Aggression Among Newlywed Couples: Longitudinal Prediction of Marital Satisfaction (Journal of Family Violence, 2010, Vol. 25, Nº 7, 689–699) – Estudio longitudinal aplicado a una muestra de 202 parejas herosexuales del condado de Lancaster (Nebraska) al cumplirse el primer, segundo y tercer año de matrimonio. "Las tasas de violencia física, psicológica y sexual perpetrada por el marido contra la mujer fueron de 30,2%, 92,6% y 48,5%, respectivamente. Las tasas de violencia física, psicológica y sexual perpetrada por la mujer contra el marido fueron de 33,7%, 95% y 39,1%, respectivamente" (pág. 692) (Estados Unidos, 2010)

  114. Pekarek, C.J. (2008): Intimate Partner Violence and Interracial Relationships: Prevalence, Perceived Social Support, and Gender (Christina J. Pekarek) (Tesis de posgrado no publicada, Universidad de California, 2008) - Trabajo basado en una muestra de 203 individuos con objeto de comparar los niveles de violencia de pareja en relaciones interraciales y no interraciales. No se detectaron diferencias entre ambos tipos de relaciones. En cambio, en lo que respecta al desglose por sexos, "los varones declararon una prevalencia significativamente mayor de actos violentos y de mayor gravedad perpetrados por sus parejas femeninas". (Estados Unidos, 2008)

  115. Pradubmook-Sherer, P. (2009): Prevalence and Correlates of Adolescent Dating Violence in Bangkok, Thailand (Journal of Sociology and Social Welfare, 2009, vol. 36, no1, pp. 9-37) - Estudio aplicado a una muestra de 1.296 jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y los 19 años. Los niveles de violencia física sufrida a manos de la pareja fueron similares para los chicos (41,9%) y para las chicas (41,2%). Los niveles de violencia verbal y emocional sufrida fueron ligeramente más altos para los chicos (49,2%) que para las chicas (46,7%). (Tailandia, 2009)

  116. Próspero, M. (2009): Sex-Symmetric Effects of Coercive Behaviors on Mental Health?: Not Exactly (Journal of Interpersonal Violence, 2009, Vol. 24, Nº 1, págs. 128-146) - Estudio basado en una muestra de 573 universitarios (edad media: 21,4 años) a los que se preguntó por la violencia de pareja sufrida durante el año inmediatamente anterior. Se declararon víctimas de violencia física el 46,4% de las mujeres y el 41,9% de los hombres. Asimismo, los hombres y las mujeres se declararon víctimas de violencia verbal y sexual y de comportamientos de coacción (coacción económica, amenazas, intimidación, coacción emocional y aislamiento) en proporciones muy similares. (Estados Unidos, 2009)

  117. Próspero, M., Dwumah, P. y Ofori-Dua, K. (2009): Violent attitudes and mental health symptoms among mutually violent Ghanaian couples (Journal of Aggression, Conflict and Peace Research, 2009, vol. 1, nº 2, págs. 16-23) - Estudio basado en una muestra de 358 universitarios de Ghana (edad media, 27 años; 51% de mujeres) que durante el último año habían mantenido relaciones de pareja. Los hombres declaran mayores niveles de perpetración de violencia, pero no se aprecian diferencias significativas entre hombres y mujeres en las declaraciones sobre la violencia sufrida a manos de sus parejas (victimización) o sobre la utilización de comportamientos de control. (Ghana, 2009)

  118. Próspero, M. y Kim, M. (2009): Mutual Partner Violence Mental Health Symptoms Among Female and Male Victims in Four Racial/Ethnic Groups (Journal of Interpersonal Violence, vol. 24, no. 12, 2039-2056) – Estudio aplicado a una muestra de 676 universitarios. En contradicción con los detractores de las CTS como instrumento que no permitiría discernir los porcentajes de violencia defensiva femenina, este estudio permitió constatar que hombres y mujeres utilizaban conductas de coacción y comportamientos de violencia física y sexual hacia sus parejas, por lo que es posible que tanto hombres como mujeres utilicen la violencia para controlar a sus parejas (pág. 14). Según sus conclusiones, los comportamientos de coacción o violencia en las relaciones de pareja no son únicamente unidireccionales ni en ellos los hombres ejercen de perpetradores y las mujeres de víctimas, sino que "la mayor parte de las relaciones violentas se explican por una violencia mutua" (pág. 16). (Estados Unidos, 2009)

  119. Reddy S.P., James S., Sewpaul R., Koopman F., Funani N.I., Sifunda S., Josie J., Masuka P., Kambaran N.S., Omardien R.G. (2010): Umthente Uhlaba Usamila – The South African Youth Risk Behaviour Survey 2008. Cape Town: South African Medical Research Council, 2010 – Encuesta aplicada a 10.270 alumnos de secundaria de edades comprendidas entre los 11 y los 20 años, utilizándose como instrumento la YRBSS de los Estados Unidos. Se declararon víctimas de agresiones en la pareja el 16,5% de los chicos y el 13,8% de las chicas, y se declararon perpetradores de agresiones en la pareja el 15,3% de los chicos y el 11,7% de las chicas (cuadro 21, pág. 128). Es decir, los resultados cruzados arrojan niveles del victimización del 14,1% para los chicos y del 14,5% para las chicas. (Sudáfrica, 2010)

  120. Reeves, P.M. y Orpinas, P. (2012): Dating Norms and Dating Violence Among Ninth Graders in Northeast Georgia: Reports From Student Surveys and Focus Groups (Journal of Interpersonal Violence, 27(9), 1677–1698)- Este estudio se basa en una muestra de 624 alumnos de secundaria de Carolina del Norte (Estados Unidos). El 33% de las chicas y el 17% de los chicos se declararon perpetradores de violencia física de pareja, mientras que el 23% de las chicas y el 37% de los chicos se declararon víctimas de ese tipo de violencia.Esos mayores niveles de perpetración femenina (casi el doble) coinciden con los niveles de aceptabilidad social de la violencia dentro de la muestra: el 36% de las chicas y el 38% de los chicos consideraron aceptables las agresiones físicas de una chica contra su pareja; en cambio, sólo un 16% de las chicas y un 19% de los chicos consideraron aceptables las agresiones de un chico contra su pareja. (Estados Unidos, 2012)

  121. Reingle, J.M., Staras, S.A.S., Jennings, W.G., Branchini, J. y Maldonado-Molina, M.M. (2011): The Relationship Between Marijuana Use and Intimate Partner Violence in a Nationally Representative, Longitudinal Sample (Journal of Interperonal Violence, vol. 27, nº 8, págs. 1562–1578) – Datos obtenidos a partir de una muestra de 9.421 jóvenes de 15 a 26 años en el marco de la encuesta longitudinal National Longitudinal Study of Adolescent Health (Add Health), aplicada en 132 instituciones de enseñanza media de los Estados Unidos. En el estudio se midió la relación entre el consumo de marihuana y la violencia de pareja. Según sus resultados, los chicos tenían una probabilidad significativamente mayor de ser víctimas de violencia que las chicas, y una probabilidad menor de ser perpetradores.

  122. Renner, L. M. y Whitney, S.D. (2010): Examining Symmetry in Intimate Partner Violence Among Young Adults Using Socio-Demographic Characteristics (Journal of Family Violence, Vol. 25, Nº 2, 91-106) - Datos procedentes de la fase III del estudio longitudinal National Longitudinal Study of Adolescent Health (NLSAH), basados en una muestra de 12.313 jóvenes de 22 años de edad, de los que 4.895 (39,75%) declararon experiencias de violencia en la pareja. En cuanto a la violencia física recíproca, el 58,4% de las mujeres y el 59,8% de los hombres sufrieron agresiones; y el 28,2% de las mujeres y el 28,5% de los hombres sufrieron lesiones. En cuanto a la violencia física no recíproca, el 42,2% de las mujeres y el 45,2% de los hombres sufrieron agresiones, con sendos porcentajes del 10% de lesiones para hombres y mujeres. (Estados Unidos, 2010)

  123. Renner, L.M y Whitney, S.D. (2012): Risk factors for unidirectional and bidirectional intimate partner violence among young adults (Child Abuse & Neglect, vol. 36, 40–52) – Estudio basado en los datos del National Longitudinal Study of Adolescent Health (Add Health), aplicado a una muestra inicial de 15.197 jóvenes de 132 centros académicos de los Estados Unidos, de edades comprendidas entre los 18 y los 27 años (edad media: 21,8 años). La muestra final para este estudio fueron los 10.187 jóvenes que que habían tenido alguna relación de pareja en los seis últimos años. Entre otros aspectos, se midió la violencia ejercida o sufrida, y la unidireccionalidad o bidireccionalidad de esa violencia. En cuanto a la violencia física unidireccional, los niveles de perpetración fueron del 38,5% para los hombres y del 41,58% para las mujeres; y los niveles de victimización fueron del 48,52% para los hombres y del 46,37% para las mujeres. Esa violencia unidireccional causó niveles lesiones prácticamente idénticos en hombres y mujeres (las agresiones perpetradas por los hombres causaron lesiones en el 4,65% de los casos, y las perpetradas por las mujeres, en el 4,48% de los casos; los niveles resultantes de la victimización fueron del 15,56% para los hombres y del 15,30% para las mujeres). En cuanto a la violencia física bidireccional, el 57,2% de los hombres y el 60,5% de las mujeres se declararon perpetradores, y el 59,03% de los hombres y el 59,53% de las mujeres se declararon víctimas. Volvieron a ser casi idénticos los niveles de lesiones causadas por los hombres (23,35%) y por las mujeres (24,21%), y también los niveles de lesiones sufridas por los hombres (32,03%) y por las mujeres (33,08%). (Estados Unidos, 2012)

  124. Richards, T.N. y Branch, K.A. (2012): The Relationship Between Social Support and Adolescent Dating Violence: A Comparison Across Genders (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, nº 8, 1540–1561) – Los datos utilizados en este estudio proceden de la fase I (2001) del Toledo Adolescent Relationship Study (TARS), investigación de cinco años de duración sobre las relaciones en la adolescencia llevada a cabo en Ohio (EE.UU.). La muestra, integrada por los 970 participantes del estudio que tenían o habían tenido una relación de noviazgo, contó con casi el mismo número de chicos (475) y chicas (495), con un promedio de edad de 15,5 años. Se midió la violencia física según una escala de cuatro comportamientos (arrojar objetos; empujar o agarrar; abofetear con la mano abierta; golpear). El 36% de los chicos y el 24% de las chicas se declararon perpetradores, y el 38% de los chicos y el 16% de las chicas se declararon víctimas. En la mayor parte de los casos, la violencia fue recíproca. Sin embargo, 37 chicas [7,4%] y 5 chicos [1%] se declararon sólo perpetradores, al tiempo que 7 chicas [1,4%] y 17 chicos [3,5%] se declararon sólo víctimas. (Estados Unidos, 2012)

  125. Rivera-Rivera, L., Allen-Leigh, B., Rodríguez-Ortega, G., Chávez-Ayala, R. y Lazcano-Ponce, E. (2007): Prevalence and correlates of adolescent dating violence: Baseline study of a cohort of 7960 male and female Mexican public school students (Preventive Medicine, Volumen 44, nº 6 pp. 477-484). Estudio aplicado a una muestra de 7.960 alumnos (de 11 a 24 años) de centros públicos de enseñanza. Se declararon víctimas de violencia psicológica el 9,37% de las mujeres y el 8,57% de los hombres; de violencia física, el 9,88% de las mujeres y el 22,71% de los hombres;  y de ambos tipos de violencia (psicológica y física) el 8,63% de las mujeres y el 15,15% de los hombres. Se declararon perpetradores de violencia psicológica el 4,21% de las mujeres y el 4,33% de los hombres; y de violencia física el 20,99% de las mujeres y el 19,54% de los hombres; y de ambos tipos de violencia (psicológica y física) el 7,48% de las mujeres y el 5,51% de los hombres. (México, 2007)

  126. Robertson, K. y Murachver, T. (2007): Correlates of partner violence for incarcerated women and men. (Journal of Interpersonal Violence, vol. 22(5), págs. 639-655). En este estudio se examina la violencia de pareja ejercida por una muestra de hombres y mujeres en prisión. Se constató que la violencia fue bidireccional, y hombres y mujeres se declararon perpetradores y víctimas de violencia en proporciones similares. (Nueva Zelandia, 2007)

  127. Robertson, K. y Murachver, T. (2007): It Takes Two to Tangle: Gender Symmetry in Intimate Partner Violence (Basic and Applied Social Psychology, Volumen 29, número 2, mayo 2007, páginas 109-118) – Se examina la violencia de pareja en tres muestras de la población neozelandesa (universitarios, población general y reclusos). Se constatan resultados simétricos en ambos sexos, y la violencia perpetrada por hombres y mujeres es similar en lo que respecta a frecuencia, gravedad y lesiones. (Nueva Zelandia, 2007)

  128. Romans, S., Forte, T., Cohen, M.M., Du Mont, J. y Hyman, I. (2007): Who is most at risk for intimate partner violence? A Canadian population-based study (Journal of Interpersonal Violence, 22(12), págs. 1495-1514). Los autores examinan los datos de la General Social Survey 1999 del Canadá para determinar los niveles de violencia física, sexual, emocional o económica en la pareja. Más mujeres (8,6%) que hombres (7%) se declararon víctimas violencia física, mientras que no se apreciaron diferencias entre ambos sexos en cuanto a la violencia emocional. (Canadá, 2007)

  129. Ross, J.M. y Babcock, J.C. (2009): Gender Differences in Partner Violence in Context: Deconstructing Johnson’s (2001) Control-Based Typology of Violent Couples (Journal of Aggression, Maltreatment & Trauma, 2009, vol. 18, págs. 604–622) - Estudio basado en una muestra de 281 parejas casadas o en situación equiparable al matrimonio que, en sesiones de unas tres horas por pareja, rellenaron por separado una serie de cuestionarios y participaron después en un debate en común. En la preselección de la muestra, relacionada con otro estudio de mayor amplitud, se aplicó el criterio de que la mujer hubiera declarado previamente insatisfacción o victimización en la pareja, lo que, según los autores, "pudo limitar el número de parejas en las que la mujer fuese perpetradora en exclusiva o de violencia grave". En conjunto, las mujeres perpetraron más actos violentos y un número similar de actos de control que sus parejas masculinas, y mostraron más hostilidad que los hombres durante el debate en común. Aunque la selección de la muestra se basó en la insatisfacción o victimización de la mujer, el 12% de las mujeres se declararon perpetradoras únicas en la pareja, mientras que el 16,5% declararon que el hombre era el único agresor. En cambio, el 11% de los hombres declararon que la mujer era la única agresora en la pareja, mientras que el 9% declararon que el hombre era el único agresor. Por último, el 2,5% de las mujeres sufrieron lesiones, en comparación con el 2,2% de los hombres (respuestas cruzadas, cuadro 2). (Estados Unidos, 2009)

  130. Rothman, E.F.; Johnson, R.M.; Azrael, D.; Hall, D.M.; y Weinberg, J. (2010): Perpetration of Physical Assault Against Dating Partners, Peers, and Siblings Among a Locally Representative Sample of High School Students in Boston, Massachusetts (Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, vol. 164, Nº 12, 1118-1124) – Datos correspondientes a 1.878 alumnos de enseñanza secundaria de Boston (Massachusetts), de 16,4 años de edad, como promedio. Las chicas declararon niveles de perpetración de violencia de pareja (26,6%) muy superiores a los declarados por los chicos (9,6%), y ello para todas las formas de perpetración de violencia. Por otra parte, la violencia física de pareja representó el 14,1% de todas las formas de violencia perpetradas por los chicos, y el 44,2% de todas las formas de violencia perpetradas por las chicas. Es decir, la violencia femenina fue más específicamente "de género" que la masculina. (Estados Unidos, 2010)

  131. Rothman, E.F., Stuart, G.L., Winter, M., Wang, N., Bowen, D.J., Bernstein, J. y Vinci, R. (2012): Youth Alcohol Use and Dating Abuse Victimization and Perpetration: A Test of the Relationships at the Daily Level in a Sample of Pediatric Emergency Department Patients Who Use Alcohol (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, no. 15, 2959-2979) – Datos obtenidos mediante entrevistas a 397 pacientes de servicios de urgencias hospitalarias, de edades comprendidas entre los 17 y los 21 años, para determinar la relación entre el consumo de alcohol y los episodios de violencia en la pareja. Aproximadamente, el 22% de los hombres y el 41% de las mujeres se declararon perpetradores de violencia física, y el 15% de los hombres y del 29% de las mujeres se declararon perpetradores de violencia física grave. En cambio, el 37% de los hombres y el 38% de las mujeres se declararon víctimas de violencia física, y el 23% de los hombres y el 29% de las mujeres se declararon víctimas de violencia física grave (cuadro 2). Para ambos sexos, el consumo de alcohol aumenta el riesgo tanto de perpetración como de victimización. (Estados Unidos, 2012)

  132. Saewyc, E.M., Brown, D., Plane, M.B., Mundt, M.P., Zakletskaia, L., Wiegel, J. y Fleming, M.F. (2009): Gender Differences in Violence Exposure among University Students Attending Campus Health Clinics in the United States and Canada (Journal of Adolescent Health, vol. 45, nº 6, págs. 587-594). Encuesta aplicada a 2.091 alumnos universitarios con ocasión de exploraciones médicas rutinarias, en la que se les preguntó por la violencia sufrida durante los últimos seis meses. En lo que respecta a la violencia de pareja, la proporción de mujeres que se declaran víctimas de maltrato emocional (45,5%) o físico (23,7%) es similar a la proporción de hombres que se declaran víctimas de maltrato emocional (50%) o físico (20,9%). Los autores concluyen: "la mayor parte de las directrices que recomiendan investigar la violencia de pareja se centran exclusivamente en las mujeres; sin embargo, los resultados de nuestro estudio indican que los hombres están igualmente expuestos a sufrir violencia a manos de sus parejas" (pág. 7) (Estados Unidos y Canadá, 2009)

  133. Sabina C. y Straus, M.A.(2008): Polyvictimization by Dating Partners and Mental Health Among US College Students (Violence & Victims, vol. 23(6), p. 667-82) – Los datos proceden de 19 centros universitarios de los estados de Illinois, Indiana, Louisiana, Mississippi, New Hampshire, New York, Ohio, Pennsylvania, Tennessee, Texas y Utah de los Estados Unidos. En el estudio participaron 4.533 universitarios de ambos sexos, que notificaron las agresiones físicas y psicológicas y coacciones sexuales experimentadas durante el último año. En total, un 54,1% de los hombres y un 54,6% de las mujeres experimentaron algún tipo de victimización durante ese período. En cuanto a la violencia considerada grave, el 19,5% de los hombres y el 18,8% de las mujeres sufrieron agresiones psicológicas; el 11,3% de los hombres y el 10,7 de las mujeres sufrieron agresiones físicas, y el 2,5 de los hombres y el 2,2 de las mujeres sufrieron coacciones sexuales. En conjunto, los porcentajes de victimización grave fueron del 24,6 para los hombres y del 23,2 para las mujeres. (Estados Unidos, 2008)

  134. Sánchez Jiménez, V., Ortega Rivera, F.J., Ortega Ruiz, R. y Viejo Almanzor, C. (2008): Las relaciones sentimentales en la adolescencia: satisfacción, conflictos y violencia (Escritos de Psicología, vol. 2, nº 1, 97-109) - Se entrevistó a 446 adolescentes de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, de edades comprendidas entre los 14 y 20 años (media 16,08 años). En lo que respecta a la violencia física perpetrada en la pareja, el 42,7% de los chicos y el 47,5% de las chicas se declararon agresores ocasionales; y el 4,8% de los chicos y el 4,4% de las chicas se declararon agresores muy frecuentes. En cuanto a la violencia física sufrida, el 32,6% de los chicos y el 39,2% de las chicas se declararon víctimas ocasionales; y el 5,3% de los chicos y el 3,6% de las chicas se declararon víctimas muy frecuentes. (España, 2008)

  135. Schluter, P.J., Paterson, J. y Feehan, M. (2007): Prevalence and concordance of interpersonal violence reports from intimate partners: findings from the Pacific Islands Families Study (Journal of Epidemiology and Community Health 2007;61:625-630). Se entrevistó a una muestra de 915 madres y 698 padres con pareja, de los que 674 formaban pareja entre sí, para evaluar los comportamientos violentos de los últimos 12 meses. Los niveles perpetración y victimización declarados por las madres fueron del 37% y 28%, respectivamente. Los padres declararon niveles de perpetración del 11% y de victimización del 8%. Si se cruzan los resultados, el nivel de victimización de las madres fue del 19,5, y el nivel de victimización de los padres fue del 22,5%. (Nueva Zelandia, 2007)

  136. Schütt, N.M., Frederiksen, M.L. y Helweg-Larse, K. (2008):  Dating violence in Denmark (Instituto Nacional de Salud Pública, Universidad del Sur de Dinamarca y Ministerio de Igualdad de Género, 2008) - Encuesta aplicada a través de internet -como parte del plan nacional de acción para detener la violencia contra las mujeres- a una muestra de 2.123 jóvenes de 16 a 24 años. En la definición de violencia se incluyó todo tipo de violencia psicológica (incluso la perpetrada a través de medios digitales), sexual (incluido el acoso) y física (empujones, bofetadas, patadas, etc.). En lo que respecta a la violencia física o sexual, aproximadamente el 10% de las mujeres y el 4% de los hombres se declararon víctimas de esos tipos de violencia en la pareja durante los doce meses anteriores. En conjunto, el 12% de las mujeres y el 5% de los hombres se declararon víctimas de violencia psicológica, física o sexual en la pareja durante ese período. (Dinamarca, 2008)

  137. Shen, C.T., Chiu, M.Y.L. y Gao, J. (2012): Predictors of Dating Violence Among Chinese Adolescents: The Role of Gender-Role Beliefs and Justification of Violence (Journal of Interpersonal Violence, vol. 27, nº 6, pp. 1066–1089) – En este estudio se analizó una muestra de 976 adolescentes (49% varones) de edades comprendidas entre los 13 y los 20 años (edad media: 16 años) y con experiencia de noviazgo (duración media de las relaciones: 7,7 meses). Los participantes respondieron a 15 pares de preguntas sobre la violencia perpetrada y recibida con arreglo a una escala de frecuencia de las agresiones (desde 0 hasta 20 veces o más). El 17,6% de los chicos y el 20,7% de las chicas se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas; y el 39,4% de los chicos y el 16,7% de las chicas se declararon víctimas de violencia física perpetrada por sus parejas. (China, 2012)

  138. Sherer, M. (2009): The Nature and Correlates of Dating Violence among Jewish and Arab Youths in Israel (Journal of Family Violence (2009) 24:11–26) - Estudio basado en una muestra de 1.357 jóvenes (640 judíos y 717 árabes), que arrojó los siguientes resultados sobre violencia de pareja: el 42,3% de los hombres y el 26,4% de las mujeres recibieron amenazas; el 35,3% de los hombres y el 13,3% de las mujeres sufrieron abusos de relación (malediciencia, rumores negativos, etc.); el 41,4% de los hombres y el 32,8% de las mujeres sufrieron violencia física; el 46,4% de los hombres y el 21,7% de las mujeres sufrieron abusos sexuales; y el 88,9% de los hombres y el 86,7% de las mujeres sufrieron abusos verbales. (Israel, 2009)

  139. Shorey, R.C., Sherman, A.E., Kivisto, A.J., Elkins, S.R., Rhatigan, D.L. y Moore, T.M.: Gender Differences in Depression and Anxiety Among Victims of Intimate Partner Violence: The Moderating Effect of Shame Proneness (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, no. 9, 1834-1850) – Estudio basado en una muestra de 967 alumnos universitarios. Hombres y mujeres declararon niveles similares de victimización para la violencia psicológica (hombres: 9,02%; mujeres: 8,9%). En cambio, los hombres declararon niveles más altos de victimización para la violencia física (hombres: 2,81%; mujeres: 1,63%). (Estados Unidos, 2010)

  140. Simon, T.R., Miller, S., Gorman-Smith, D., Orpinas, P. y Sullivan, T. (2010): Physical Dating Violence Norms and Behavior Among Sixth-Grade Students From Four U.S. Sites (Journal of Early Adolescence, vol. 30, nº 3, 395-409) - Estudio basado en una muestra de 5.404 adolescentes de sexto grado. Dentro del grupo que había tenido una relación sentimental durante los tres meses anteriores, el 31,4% de las chicas y el 26,4% de los chicos declararon haber perpetrado violencia física contra su pareja, mientras que el 53,7% de los chicos y el 27,4% de las chicas declararon haber sido víctimas de agresiones físicas perpetradas por sus parejas. En las preguntas se les pidió expresamente que excluyeran de sus declaraciones la violencia ejercida en defensa propia. (Estados Unidos, 2010)

  141. Slesnick, N., Erdem, G., Collins, J., Patton, R. y Buettner, C.: Prevalence of Intimate Partner Violence Reported by Homeless Youth in Columbus, Ohio (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 25: 1579-1593) - Estudio aplicado a 180 jóvenes sin hogar de ambos sexos de Columbus (Ohio), de edades comprendidas entre los 14 y los 20 años (promedio: 18,7 años). La victimización por violencia física en la pareja fue más elevada en las chicas (36,4%) que en los chicos(22,2%). (Estados Unidos, 2010)

  142. Smith, Kevin (Ed.); Flatley, John (Ed.); Coleman, Kathryn; Osborne, Sarah; Kaiza, Peter; y Roe, Stephen: Homicides, Firearm Offences and Intimate Violence 2008/09 (Supplementary Volume 2 to Crime in England and Wales 2008/09) 2008/09 British Crime Survey – Encuesta gubernamental del Reino Unido aplicada anualmente a unas 45.000 personas. En el cuadro 3.02 se resumen los datos relativos a la violencia de pareja, según los cuales, los porcentajes de violencia total en la pareja (victimización) durante los doce meses anteriores fueron del 4,4% para las mujeres y del 2,7% para los hombres, los porcentajes de violencia física fueron del 2,2% para las mujeres y del 1,2% para los hombres, y los porcentajes de violencia física grave sufrida fueron del 0,9% para los hombres y del 1,5% para las mujeres. (Reino Unido, 2010)

  143. Stappenbeck, C.A. y Fromme, K. (2009): Alcohol Use and Perceived Social and Emotional Consequences Among Perpetrators of General and Sexual Aggression (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509334399) - Estudio realizado sobre una muestra de 2.941 universitarios (59% de ellos, mujeres), para determinar la relación entre consumo de alcohol y violencia de pareja perpetrada durante los 3 meses anteriores. El 61% de los perpetradores de agresiones verbales y físicas y el 52% de de los perpetradores de agresiones sexuales fueron mujeres. La violencia de los hombres estuvo más asociada al consumo de alcohol que la de las mujeres. (Estados Unidos, 2009)

  144. Sullivan, T.P., Titus, J.A., Holt, L.J., Swan, S.C., Fisher, B.S. y Snow, D.L. (2010): Does the Inclusion Criterion of Women’s Aggression as Opposed to Their Victimization Result in Samples That Differ on Key Dimensions of Intimate Partner Violence? (Violence Against Women, vol.16, nº 1, 84–98) – Este trabajo se basa en dos estudios, aplicados a sendas muestras de mujeres, para determinar si los resultados de los estudios sobre violencia de pareja varían según se utilicen los criterios de perpetración o victimización para constituir la muestra. Así, en el estudio nº 1 participaron 150 mujeres (edad media: 36,7 años) que cumpliesen la condición previa de haber perpetrado al menos un acto de violencia de pareja durante los seis meses anteriores, mientras que las participantes en el estudio nº 2 (212 mujeres; edad media: 37,5 años) debían reunir el criterio de haber sido víctimas de agresión en la pareja al menos en una ocasión durante los seis meses anteriores. Los resultados fueron similares con independencia del criterio de inclusión utilizado. En cuanto a la violencia física, las mujeres del estudio nº 1 declararon niveles similares de perpetración (23,7%) y victimización (22,6%); y las mujeres del estudio nº 2 declararon niveles ligeramente superiores de perpetración (24,6%) que de victimización (21,6%). (Estados Unidos, 2010)

  145. Straus, Murray A. (2009): Violence between parents reported by male and female university students: prevalence,severity, chronicity and mutuality (Journal of Aggression, Conflict and Peace Research, Vol. 1, Nº 1, abril 2009) - Estudio realizado sobre una muestra de 1.313 alumnos de la Universidad de New Hampshire (EE.UU.), de los que el 72% eran mujeres (en correspondencia con la composición por sexos de los cursos de Psicología) y que declararon sobre la violencia interparental presenciada en el hogar. En conjunto, las madres resultaron perpetradoras del 14,1% de la violencia global y del 6,9% de la violencia grave; y los padres resultaron perpetradores del 13% de la violencia global y del 7,5% de la violencia grave. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, aunque la pauta más común fue la bidireccionalidad, la violencia unidireccional fue perpetrada en mayor medida por la madre. (Estados Unidos, 2009)

  146. Swahn, M.H, Alemdar, M. y Whitaker, D.J. (2010): Nonreciprocal and Reciprocal Dating Violence and Injury Occurrence among Urban Youth (Western Journal of Emergency Medicine, volumen XI, nº 3, pp. 264-268) – En 2004 se administró la encuesta “Youth Violence Survey: Linkages among Different Forms of Violence” a 4.131 estudiantes de secundaria de una comunidad de alto riesgo de los Estados Unidos. El presente estudio se basa en los datos de los 1.158 alumnos que declararon algún tipo de violencia de pareja durante el año anterior. La violencia física, incluida la sexual, se midió mediante una escala de diez comportamientos de gravedad creciente, desde arañar hasta causar lesiones que requirieron atención médica; en cada caso, era preciso seleccionar una respuesta que indicaba la frecuencia de esos comportamientos (desde 1-3 veces hasta más de 10 veces). En cuanto a la violencia no recíproca, se declararon víctimas el 49,8% de los chicos y el 22,8% de las chicas; y se declararon perpetradores el 11,3% de los chicos y el 26,8% de las chicas. La frecuencia de las agresiones fue similar para ambos sexos. En cambio, las chicas sufrieron más lesiones (2%) que los chicos(0,4%).

  147. Swahn, M.H., Simon, T.R., Arias, I. y Bossarte, R.M. (2008): Measuring Sex Differences in Violence Victimization and Perpetration Within Date and Same-Sex Peer Relationships (Journal of Interpersonal Violence, vol. 23, no. 8, 1120-1138) - Según los datos obtenidos a través de la Youth Violence Survey 2004 a partir de una muestra de 2.888 alumnos de secundaria con pareja durante el año inmediatamente anterior, las chicas notificaron niveles significativamente mayores de perpetración de violencia física y psicológica contra sus parejas, al tiempo que los chicos notificaron mayores niveles de provocación de lesiones. (Estados Unidos, 2008)

  148. Tanha, M., Beck, C.J.A., Figueredo, A.J. y Raghavan, C. (2010): Sex Differences in Intimate Partner Violence and the Use of Coercive Control as a Motivational Factor for Intimate Partner Violence (Journal of Interpersonal Violence, vol. 25, no. 10, 1836-1854) – Estudio basado en las declaraciones de 762 parejas participantes en un programa de mediación en el marco de sus procesos judiciales de divorcio. Aunque los autores insisten en que los hombres perpetraron más violencia, los datos no difieren sustancialemente en función del sexo. Durante los 12 meses anteriores a la aplicación del cuestionario, las mujeres sufrieron el 20,8% del maltrato píquico y el 2,9% del maltrato físico, mientras que en el caso de los hombres, los porcentajes relativos a ambos tipos de maltrato fueron del 17,2% y del 2,8%, respectivamente. (Estados Unidos, 2009)

  149. Temple, J.R. y Freeman, D.H. Jr.: Dating Violence and Substance Use Among Ethnically Diverse Adolescents (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 26, no. 4, 701-718) – Estudio basado en una muestra de 1.565 alumnos de secundaria de Texas, de familias económicamente desfavorecidas. El 14,1% de los chicos y el 11,3% de las chicas se declararon víctimas de violencia de pareja en los doce últimos meses. (Estados Unidos, 2010)

  150. Teten, A.L., Sherman, M.D. y Han, X. (2009): Violence Between Therapy-Seeking Veterans and Their Partners: Prevalence and Characteristics of Nonviolent, Mutually Violent, and One-Sided Violent Couples (Journal of Interpersonal Violence 2009; vol. 24; nº 1; págs. 111-127) - Estudio basado en una muestra de 184 parejas sometidas a terapia relacional. En todas ellas, el varón era veterano del ejército al que se le había diagnosticado trastorno de estrés postraumático. En lo que respecta a la prevalencia de la violencia de pareja, las parejas se clasificaron en tres grupos: sin violencia (44%), con violencia recíproca (26%) y con violencia unidireccional (30%). En las parejas con violencia unidireccional, los niveles de perpetración fueron del 56% para los hombres y del 44% para las mujeres. (Estados Unidos, 2009)

  151. Tschann, J.M.; Pasch, L.A.; Flores, E.; VanOss Marin, B.; Baisch, E.M.; y Wibbelsman, C.J. (2009): Nonviolent Aspects of Interparental Conflict and Dating Violence Among Adolescents (Journal of Family Issues, 2009, Vol. 30, Nº 3, págs. 295-319) - Estudio basado en las declaraciones de 223 jóvenes de 16 a 20 años, en el contexto de un estudio familiar con participación de padres y madres y seguimiento en varias etapas. En entrevistas celebradas a los 12 meses del estudio familiar inicial, los jóvenes que habían tenido pareja (n = 150, 52% mujeres) declararon sobre la violencia perpetrada y sufrida en los 6 meses anteriores, con el resultado siguiente: el 27% de las mujeres y el 24% de los hombres se declararon perpetradores de violencia física contra sus parejas; y el 22% de las mujeres y el 33% de los hombres se declararon víctimas de la violencia física ejercida por sus parejas. (Estados Unidos, 2009)

  152. Tyler, K.A., Melander, L.A. y Noel, H.J. (2009): Bidirectional Partner Violence Among Homeless Young Adults: Risk Factors and Outcomes (Journal of Interpersonal Violence, 2009, vol. 24, nº 6, págs. 1014-1035) - Datos procedentes del Homeless Young Adult Project (HYAP), aplicado en tres ciudades (Des Moines (IA), Omaha y Lincoln (NE)) de los Estados Unidos, correspondientes a 166 jóvenes adultos (19-26 años, 40% de mujeres) con antecedentes de vagabundeo y vida sin hogar. Si se cruzan las declaraciones de ambos sexos, las tasas de perpetración de violencia de pareja son más altas en las mujeres (72%) que en los hombres (64%), con niveles similares de agresiones graves en mujeres (17%) y hombres (18,5%). (Estados Unidos, 2009)

  153. Tzilos, G.K.; Grekin, E.R.; Beatty, J.R.; Chase, S.K.; y Ondersma S.J. (2010): Commission versus receipt of violence during pregnancy: associations with substance abuse variables (Journal of Interpersonal Violence, vol.25(10):1928-1940) – En este estudio se utilizó una muestra de 78 mujeres embarazadas, de edades comprendidas entre 18 y 45 años, a las que se preguntó por la violencia de pareja perpetrada y sufrida durante el embarazo con arreglo a una escala de comportamientos de gravedad decreciente (desde usar armas hasta dar un bofetón). El 47% de las mujeres encuestadas declaró mayores niveles de perpetración que de victimización por violencia de pareja; el 14% declaró mayores niveles de victimización que de perpetración; y el 39% no declaró ningún tipo de violencia. (Estados Unidos, 2010)

  154. Vameghi, M., Feizzadeh, A., Mirabzadeh, A. y Feizzadeh, G. (2010): Exposure to Domestic Violence Between Parents: A Perspective From Tehran, Iran (Journal of Interpersonal Violence, 2009, doi:10.1177/0886260509340532) - Estudio aplicado a 1.495 alumnos de enseñanza secundaria (curso escolar de 2005-2006, 47'2% de chicas, edad media: 16,1 años) para determinar la violencia interparental presenciada a lo largo de su vida. Casi el doble de chicas que de chicos declararon haber presenciado violencia entre sus padres. En el 54,3% de los casos, el padre fue el único perpetrador; en el 37,5% de los casos, la violencia entre los padres fue recíproca; y en el 3,4% de los casos, la madre fue la única perpetradora. (Irán, 2009)

  155. Wang, T., Parish, W.L., Laumann, E.O. y Luo, Y. (2009): Partner Violence and Sexual Jealousy in China: A Population-Based Survey (Violence against Women 2009; vol. 15; nº 7; págs. 774-798) - Encuesta nacional aplicada a una muestra de 3.806 individuos, representativa de la población china de 20 a 64 años. En conjunto de la muestra total, el 5% de las mujeres y el 4% de los hombres sufrieron agresiones físicas no recíprocas a manos de sus parejas, y otro 2% participó en agresiones recíprocas. A la edad de 30 años, el 7,7% de las mujeres y el 6,8% de los hombres sufrieron agresiones físicas no recíprocas, y el 4,4% experimentó agresiones recíprocas. (China, 2009)

  156. Whitaker, Daniel J., Le, Brenda y Holditch Niolon, Phyllis: Persistence and Desistance of the Perpetration of Physical Aggression Across Relationships : Findings From a National Study of Adolescents (Journal of Interpersonal Violence, 2010, vol. 25, no. 4, 591-609) – Estudio basado en el National Longitudinal Study on Adolescent Health (NLSAH), realizado sobre una muestra inicial de 18.924 adolescentes. Los datos del estudio se extraen de la tercera fase del NLSAH y se basan en las declaraciones de 6.446 jóvenes (edad media: 21,8 años) sobre dos relaciones de pareja. En la primera relación, perpetraron violencia de pareja el 11,2% de los hombres y el 24,5% de las mujeres; en la segunda relación, perpetraron violencia de pareja el 9,8% de los hombres y el 21,3% de las mujeres. (Estados Unidos, 2010)

  157. Woodin, E.M. y O’Leary, K.D. (2010): A Brief Motivational Intervention for Physically Aggressive Dating Couples (Prevention Science, vol. 11, nº 4, 371-383) – En el estudio participaron 50 parejas de novios de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años, alumnos de la Universidad de Stony Brook (Nueva York), cuyo promedio de duración de la relación era de 21,4 meses. Las parejas fueron evaluadas en dos sesiones iniciales y mediante un seguimiento a los 3, 6 y 9 meses. Una de las condiciones que debían reunir las parejas para formar parte del estudio era que el hombre hubiera perpetrado al menos una agresión física contra su pareja en el curso de la relación. A pesar de ello, en la evaluación inicial, las mujeres declararon, como promedio, 8,64 actos de agresión física contra sus parejas en los 3 meses anteriores, y los hombres 5,82 actos. En las evaluaciones siguientes no hubo cambios significativos en esa pauta. (Estados Unidos, 2010)

  158. Wubs, A.G., Aarø, L.E., Flisher, A.J., Bastien, S., Onya, H.E., Kaaya, S. y Mathews, C. (2009): Dating violence among school students in Tanzania and South Africa: Prevalence and socio-demographic variations (Scandinavian Journal of Public Health, 2009; 37(Suppl 2): 75–86) - Los datos de este estudio se reunieron a lo largo de un período de 14 meses en centros de enseñanza media de Ciudad del Cabo y Mankweng (Sudáfrica) y Dar es Salaam (Tanzanía) mediante la aplicación de cuestionarios semestrales a una muestra final de 6.979 individuos. Los chicos presentaron niveles significativamente mayores de perpetración y victimización respecto de casi todo tipo de comportamientos, por lo que, según los autores, "los resultados son ambiguos y difíciles de interpretar". Si se cruzan los porcentajes declarados por ambos sexos para los distintos comportamientos (cuadro 1) y se hace el promedio, el 8,7% de los chicos y el 10,3% de las chicas fueron víctimas de agresiones. En cuanto a la pregunta general "¿Te ha pegado alguna vez tu pareja?", respondieron afirmativamente el 15,5 de los chicos y el 14,5 de las chicas. (Sudáfrica y Tanzanía, 2009)

  159. Yan, F.A., Howard, D.E., Beck, K.H., Shattuck, T. y Hallmark-Kerr, M. (2010): Psychosocial Correlates of Physical Dating Violence Victimization Among Latino Early Adolescents (Journal of Interpersonal Violence, vol. 25, no. 5, 808-831) – Según los resultados del cuestionario aplicado a una muestra de 322 jóvenes latinos de 11 a 13 años, el 14,4% de las chicas y el 12,9% de los chicos declararon haber sido víctimas de agresiones físicas de pareja durante el año anterior. En los demás comportamientos medidos (llevar armas, consumir drogas o alcochol, intervenir en peleas, pensamientos de suicidio, etc.), los niveles registrados son similares para ambos sexos. (Estados Unidos, 2010)

  160. Iyengar, Radha (2007): Does the Certainty of Arrest Reduce Domestic Violence? Evidence from Mandatory and Recommended Arrest Laws (National Bureau of Economic Research, NBER Working Paper No. W13186) La autora analiza los datos sobre homicidios por la pareja perpetrados en los Estados Unidos entre 1976 y 2003 y constata que, en los 23 estados en los que, a partir del decenio de 1990, se han aplicado leyes que establecen la detención obligatoria de todos los acusados de violencia doméstica, las tasas de homicidio por violencia de pareja han aumentado en el 60%, como promedio. (Estados Unidos, 2007)

  161. Zaleski, M., Pinsky, I., Laranjeira, R., Ramisetty-Mikler, S. y Caetano, R. (2010): Intimate partner violence and alcohol consumption (Revista de Saúde Pública, vol. 44(1), 1-7) – Estudio basado en una muestra de 1.445 hombres y mujeres, representativa de la población brasileña. La prevalencia general de las agresiones perpetradas contra la pareja fue del 10,7% para los hombres y del 14,6% para las mujeres. Para todo tipo de agresiones físicas, los niveles de perpetración declarados por las mujeres son superiores o iguales a los declarados por los hombres. En cuanto a la reciprocidad de la violencia, el 5,3% de los hombres declaran que la violencia fue recíproca, en comparación con el 6,3% de las mujeres; los hombres se declaran perpetradores exclusivos en el 3,9% de los casos, y las mujeres en el 6,3% de los casos; y los hombres se declaran sólo víctimas en el 1,5% de los casos, mientras que las mujeres lo hacen en el 2,6% de los casos. (Brasil, 2010)


[Actualización más reciente: 4 de enero de 2013]

 


Javier Alvarez Deca - Contacto: com - Madrid, 2007-2016